"AVES DE LA ISLA DE CUBA"

Descripción
Galería Imagenes

 

Titulo - Aves de la Isla de Cuba.

Autor - Juan Lembeye.

Genero - Historia Natural.

Impreso en - Imprenta El Tiempo.

Fecha - 1850

Cantidad de Tomos - 1

Cantidad de Paginas -136

Dimensiones – 4to, 7 por 10 pulgadas.

Ilustrado por - Laureano Fernández

Taller – Litografía de Luis Marquier

Cantidad de Láminas – 20


 “Aves de la Isla de Cuba”, por Juan Lembeye, Imprenta El Tiempo, Habana, 1850 .– Primer libro con ilustraciones sobre aves editado en Cuba gracias al esfuerzo del naturalista  español Juan Lembeye, Galicia (1816-1889) quien habiendo residido en la isla durante la década del cuarenta, maravillado por la riqueza de su fauna, impelido por su relación con el alemán Juan Cristóbal Gundlach y usando como guía la colección y notas del gran ornitólogo, se dio a la tarea de publicar, a costa de su bolsillo, esta obra que sin grandes pretensiones tiene el mérito de haber descrito por primera vez varias aves naturales del país. Entre ellas destaca nuestro pintoresco “zunzuncito”, uno de los pájaros más pequeños del mundo.

Desafortunadamente para esta obra, la circunstancia de que varias de las aves incluidas en sus páginas fueran migratorias, habiendo sido observadas en Norteamérica y reproducidas por John James Aubudon en su publicación “Birds of America”, condicionó que el autor, optando por una solución facilista, se limitara a copiar sin recatos varias de sus imágenes, restándole con ello valor y trascendencia a las ilustraciones que la componen. Estas fueron estampadas en la magnífica “Litografía de Luis Marquier”, taller al cual se deben las mejores publicaciones de la época en Cuba, donde se limitaron a calcar sobre la piedra en ocasiones láminas completas (por lo cual aparecen aquí invertidas con relación a las originales de Audubon) y en otras las figuras de determinadas aves o el ambiente y el follaje en el cual se inscribirían estas.

El libro cuenta con 20 láminas, de las cuales la numero 13, sobre la garza cubana y el zarapiquito se limita solo a delinear sus cabezas. Un detalle a resaltar es la calidad de sus iluminaciones, las cuales no dejan nada de desear incluso cuando se comparan con las originales de Audubon. Es interesante el caso de la número 2 sobre el Guincho de la cual hemos observado dos versiones distintas las cuales incluimos en la muestra. Una de ellas, la 2a es una copia exacta de Audubon pero la 2b presenta grandes diferencias en cuanto la figura del pájaro y el paisaje recreado. Es de notar que en varios casos en que se dibujan ejemplares autóctonos y en los que se introducen cambios en las imágenes de algún ejemplar o en el ambiente de fondo aparece la firma a medias de alguien que parece nombrarse Laureano Fernández  al pie de las imágenes. Esto sucede en las láminas 1, 2, 3,  6, 8, 11, 15, 17.  Sobre dicho dibujante no hemos podido encontrar referencia alguna en las publicaciones que hemos revisado.

Dadas las varias referencias que hemos hecho anteriormente a John J. Audubon a continuación agregamos una pequeña síntesis sobre su obra:

John James Audubon (1785-1851) es el nombre asociado con las aves y sus ilustraciones alrededor del mundo. Este gran naturalista  dibujó y publicó en Inglaterra, en 1826,  “Los Pájaros de América” una serie de 435 grabados de gran tamaño, coloreados a mano, obra maestra del género que se convertiría con el paso de los años en la más cara y deseada del todas las publicaciones de historia natural conocidas. Siguiendo este primer trabajo, Audubon comenzó un nuevo proyecto: una edición en miniatura de la misma obra, en este caso acompañada de texto. Conocida esta como la “Royal Octavo Edición” (debido a que sus láminas eran la octava parte de un folio normal) es también muy buscada por los coleccionistas debido a la calidad de sus ilustraciones y a su rareza (no más de 1200 editadas). Fue publicada por Audubon en New York en siete volúmenes entre 1849 y 1844, impresa litográficamente y coloreada por J. T. Bowen en Filadelfia. De dicha emisión es que fueron copiadas las láminas del libro que nos ocupa. Para una mejor ilustración de lo expresado al respecto incluiremos al final de nuestra galería dos de sus imágenes donde podrá el visitante comparar ambas publicaciones.

Aunque como expresábamos arriba fue este el primer libro ilustrado sobre el maravilloso reino de las aves preparado en las prensas cubanas anteriormente había aparecido otro, publicado en Paris a partir de 1842, dedicado en parte al mismo tema. La “Historia Física Política y Natural de la Isla de Cuba”, preparada por Ramón de la Sagra en su tomo III contiene un capítulo dedicado a las aves donde el naturalista francés Alcides D’Orbigny describe 129 especies auxiliándose de 33 impresionantes láminas, grabadas en cobre y posteriormente iluminadas. Entre ellas la lámina del flamenco resulta antológica en la colección cubana.

A dicha obra, así como a su  relación con Gundlach y a la forma en que copio a Audubon se refiere el autor en un explícito prologo donde nos habla sobre  los antecedentes e intenciones de su trabajo. A continuación lo transcribimos textualmente:
Muchas veces la crítica ha condenado los prólogos, y aunque reconozco que en no pocos casos podrán ser censurables, así por su forma, como por su inutilidad, creo sin embargo que hay personas que no pueden eximirse de colocar al frente de sus trabajos las razones que les movieron a publicarlos, con doble motivo si se les ofrece algo importante que añadir a ellas. En mi concepto, tienen principalmente ese derecho los que como yo son desconocidos del público y lo respetan bastante para que no les sea indiferente su severidad o benevolencia, a lo cual se agrega por mi parte el deseo de consignar diferentes hechos y la gratitud de que soy deudor a los que me han ayudado y favorecido de algún modo para hacer mas completa esta obrilla. Sírvame pues esto de escusa para los opuestos a esta clase de introducciones. 
Aficionado desde mis primeros años a las ciencias naturales, me dediqué con amor y entusiasmo al estudio de algunos de sus ramos, sin perdonar ocasión, como quien halla en él no solo la ocupación más conforme con sus inclinaciones, sino el más grato de los recreos. Circunstancias particulares en los primeros años de residencia en este país contribuyeron a alentarme; pues ya por encargos especiales, ya llevado de mi sola inclinación, he recorrido una buena parte de la Isla, la central sobre todo, en cuyos parages mas olvidados he pasado algunos de los días mas deliciosos de mi vida, admirando las maravillas con que el Criador se ha complacido en enriquecer la naturaleza de este privilegiado suelo. 
Entregado a mis propios recursos y falto de libros, no pude siempre aprovechar cuanto hubiera deseado en mis escursiones; pero las notas que en cada localidad fui tomando y que alguna vez confié a amigos igualmente aficionados a la Ornitología fueron bastantes para que estos tomasen con empeño el decidirme a publicarlas. La novedad que en no pocas se advertía y hasta cierto punto las equivocaciones en que otros han incurrido, eran ciertamente un grande estímulo no solo para acceder a sus deseos, sino para emprender un trabajo mayor cual seria el de un catálogo de las aves de la Isla en que se incluyeran las descriptas por Mr. Orbigny en la Historia física, política y natural del Sr. D. Ramón de la Sagra; pero ocurriéndome todavía dudas sobre la determinación de algunas, y dudas de que no han podido sacarme ni la lectura de los mejores autores, ni la ilustración de amigos muy distinguidos ornitólogos, he preferido aplazar esa tarea y limitarme ahora a continuar la obra que Mr. Orbigny empezó.
Pero aun respecto de esta mas fácil tarea debo declarar, y en ello me complazco, que al coordinar y extender mis imperfectas notas, no solo procuré recordar las indicaciones que acerca de ellas se me habían hecho, sino que me aproveché de las luminosas noticias que en cuanto a algunas especies me proporcionó el Sr. Dr. D. Juan Gundlach, sabio naturalista alemán de Hessen-Cásel, a quien, tuve la dicha de visitar en Cárdenas en 1846 y que con la mayor bondad me facilitó su preciosa colección ornitológica, en la cual, al lado de algunas aves indeterminadas, tales. como el Ardea n. 94, Arden n. 173, Hemipalama n. 126, figuran el Ardea rufescens, Astur Cooperi, Vireo flavifrons, Vireo noueboracensis, Vireo solitarius, Sylvia striata, Helinaia vermivora, Hirundo riparia, Hirundo americana, Hirundo bicolor, Hirundo coronata, Caprimulgus virginianus, Coccothraustes rubricollis, Emberiza pallida, (Agelaius) Icterus n. 132, Icterus Baltimore, Orthorhynckus Annae, Coccyzus erythrophthalmus, Coccyzus seniculus, Ardea occidentalis, Ibis Guarauna, Numenius longirostris, Limnodromus griseus; Totanus semipalmatus, Totanus speculiferus, Totanus vociferus; Totanus himantopus, Hemipalama semipalmata, Triinga refescens, Arenaria calidris, Chaladrius Wilsonii, Rallus minutus, Plhalacrocorax fioridanus, Sterna nigra, y Sterna minuta. 
Así, pues, aumentado mi catálogo me decidí a ofrecerlo al público, y aunque ansioso de que este trabajo sobre la Ornitología Cubana pueda contribuir de algún modo al progreso de la ciencia, doilo a luz ,no poco temeroso de que abunde en imperfecciones, sin embargo de que las descripciones por una parte fueron hechas en las mismas localidades en que las aves residen y extendidas después de algunos años de observación, y por otra, en cuanto a aquellas especies cuyo modo de vida no me fué posible estudiar, me he valido de las fieles y poéticas con que el célebre norte-americano Audubon nos las ha pintado en su Biografía de las aves americanas. De esta obra he extractado o traducido escrupulosamente cuanto me pareció necesario, con la doble mira de que los apasionados a este ramo de los conocimientos humanos hallasen en mi tratado las preciosas noticias que da el ilustre ornitólogo, y que deben contribuir no poco a recomendar mi trabajo. 
Muy lejos de creerlo concluido, juzgo por el contrario que el catálogo que agrego a las aves conocidas ya como de la Isla puede ser todavía muy enriquecido, y me fundo para ello en que si de un lado la situación de este país y su dulce clima deben atraer continuamente a sus costas nuevas especies de los vecinos continentes, de otro conozco que hasta ahora poco o nada se han esplotado los extremos oriental y occidental, puntos en mi concepto de la mayor importancia.
Grande será el servicio que preste a la ciencia y a esta misma Isla el que llegue a completar la obra en lo posible. Mis aspiraciones al escribirla han sido únicamente las de presentar algún progreso sobre los que me precedieron, estimular a otros mas aventajados a llenar el gran vacío que mis escasas fuerzas dejan, y contribuir a despertar de algún modo en esta venturosa tierra la afición a las ciencias naturales, poco cultivadas todavía en ella, para que al menos dentro de algún tiempo se pueda decir que no solo a los estranjeros se debe el estudio y conocimiento de las riquezas que posee.

Sobre Juan Lembeye es interesante apuntar que alrededor de 1860 regresó a Galicia, su región de origen, estableciéndose en Culleredo, donde pronto fue elegido concejal. Allí se dedicó a múltiples investigaciones las cuales lo llevaron a publicar dos libros sobre el tema de la agricultura. Siendo alcalde de dicho pueblo falleció en 1889. No sabemos si en honor a su memoria o debido al interés que despierta hoy en día, se publicó una edición  facsimilar  del libro que hoy reproducimos, “Aves de la Isla de Cuba”, editada en Madrid por la Junta de Galicia en 1995, a la cual desafortunadamente no hemos tenido acceso.

Sin más lo invitamos a que recorra la galería de esta página donde podrá sacar sus conclusiones sobre la calidad y alcance de esta obra. La componen la siguiente relación de imágenes en la cual hemos marcado en negrita las aves oriundas de Cuba:

No. imagen – Descripción
00 -- Portada de la obra.
01 -- Gavilan colirojo (1), Halcon (2).
02a -- Guincho
02b -- Guincho. (Diferente Versión)
03 -- Cernicalo Morado (1), Halcon del Monte (2), Batista (3).
04 -- Carabo (1), Cotunto (2), Berequetec (3).
05 -- Peti Bobo (1), Chillina (2), Ruiseñor (3)
06 -- Gorginegra (1), Mariposa Galana (2), Canario de Manglar (3), Gusanero (4)
07 -- Golondrinas: Bifurcada (1) Verdosa (2) Ribariega (3), Vencejo Cubano (4).
08 -- Degollado (1), Azulejo Real (2)
09 -- Trupial. Macho (1) Hembra (2), Chirriador (3).
10 -- Bijirita Trepadora (1), Zunzuncito (2).
11 -- Alcaraban
12 -- Aguaita-Caimán Oscuro.
13 -- Garza Cubana, Sarapiquito.
14 -- Ostrero Americano.
15 -- Sarapico.
16 -- Guanana.
17 -- Pato Pescuecilargo.
18 -- Corua.
19 -- Marbella.
20 -- Gaviota de Manto Negro.