"ANTIGUOS CENTROS DOCENTES HABANEROS REFLEJADOS POR LAS TARJETAS POSTALES"

Descripción
Galería

Aunque no son muchas las piezas que hemos logrado reunir en esta colección relativa a los antiguos centros docentes habaneros, no hemos querido pasar por alto su exposición debido a lo valiosas que resultan estas viejas imágenes para los interesados en la historia de nuestra formación cultural y científica.
Las tarjetas de este grupo, emitidas unas veces como propaganda por los propios centros educacionales con la finalidad de captar un mayor alumnado, otras como demostración de los avances constructivos de la ciudad, se refieren en su mayoría a los grandes colegios particulares que funcionaron en las últimas décadas republicanas y se limitan a mostrarnos sus vistas exteriores y sus diferentes instalaciones. Son por demás escasas porque muchos de estos centros surgieron ya avanzado el siglo, en una etapa en que las emisiones del género eran menos abundantes. Por otra parte, las escuelas públicas, que en definitiva fueron las que educaron a las mayorías, por sus características, generalmente no aparecen representadas en dichas emisiones.
Veremos aquí en primer término dos extensas series preparadas por los grandes colegios de Belén y La Salle y varias postales dedicadas a la Universidad de la Habana.
Repasemos a continuación una ligera reseña sobre el desarrollo de la actividad en nuestro país y sobre los centros más importantes que aparecen en la muestra.

La educación en Cuba  
A lo largo de la etapa colonial de Cuba, no se conoce la existencia, en la capital de la Isla, de algún establecimiento de enseñanza digno de recordación durante los siglos XVI y XVII. No fue hasta mediados del XVIII que los Padres Belemitas instalaron una escuela en su Convento de Belén, en la que daban lecciones gratuitas de doctrina cristiana, lectura, escritura y las cuatro reglas, regalándose a los niños pobres “papel, pluma y catecismos”. Años más tarde, al fundarse en 1792 la Sociedad Económica de Amigos del País, ésta se impuso como uno de sus deberes registrar los primeros datos precisos sobre la enseñanza primaria en Cuba y en su capital, para lo cual investigó en qué estado se hallaba ésta en La Habana, encontrando que ya existían, además de la de los Belemitas, 7 escuelas de varones y 32 de hembras, a las que también solían asistir varones.
Esfuerzos extraordinarios realizó la Sociedad Económica en su deseo de fomentar la instrucción primaria, y en 1816, al fundarse la Sección de Educación de la Sociedad, se logró abrir una nueva etapa en el desarrollo de la instrucción primaria, siendo propulsores entusiastas de ese primer movimiento educativo cubano, el gobernador don Luis de las Casas y el intendente don Alejandro Ramírez.
En 1832 funcionaban en La Habana 70 escuelas con más de 4,500 alumnos, recibiendo 1,400 enseñanza gratuita. En 1841, por Real Orden de 29 de diciembre, se creó la Dirección General de Instrucción Pública de Cuba, ordenándose la fundación del número necesario de escuelas de primera enseñanza para niños de uno y otro sexo. Diez años después había ya 138 escuelas elementales, entre públicas y privadas, y el total de alumnos ascendía a 5,271. Y al finalizar el dominio colonial español, en diciembre de 1899, el número de escuelas que existían en la Isla era de 312, con una asistencia aproximada de 87,935 alumnos.
En los tiempos republicanos se crearon en La Habana varios Institutos de Segunda Enseñanza adicionalmente al denominado Instituto Número 1, que ya existía desde la etapa colonial. Así se agregaron los del Vedado, la Víbora y Marianao. Al propio tiempo fueron creadas escuelas especializadas, como la Escuela Normal de Kindergarten y la Escuela del Hogar. Por otro lado, se incrementaron notablemente los colegios privados, muchos de ellos católicos, como el de las Ursulinas, el de La Salle y el Champagnat, de los Hermanos Maristas; protestantes, como el Candler’s College; y laicos, como el Alfredo Aguayo y el Instituto Edison, por sólo mencionar algunos de los de mayor importancia.

El Colegio de Belén
El antiguo Convento de Belén, uno de los principales centros religiosos de La Habana en los tiempos coloniales, ubicado entre las calles Compostela, Picota, Luz y Acosta, fue construido entre los últimos años del siglo XVII y los primeros del XVIII por iniciativa del obispo habanero Diego Evelino de Compostela, con destino a servir de refugio de enfermos y heridos pobres. Su arquitectura presenta un detalle característico, pues al avanzar el edificio sobre la calle Acosta, forma el único arco que existe en La Habana, al que se ha dado el nombre de Arco de Belén.
En 1704 el edificio fue ocupado por frailes belemitas, bajo la advocación de San Diego de Alcalá, que distribuían alimentos entre las familias más necesitadas, y además establecieron una escuela gratuita para más de 500 niños. Allí se mantuvieron los referidos frailes durante más de un siglo, hasta 1842, en que las órdenes religiosas en la Isla fueron suprimidas por la corona española y, en consecuencia, los belemitas fueron desalojados y el edificio quedó ocupado por varias  dependencias del Gobierno colonial.
Diez años después, en 1852, la reina Isabel II dictó una Real Cédula restableciendo algunas congregaciones religiosas en Cuba, entre ellas la Compañía de Jesús, ordenándose a los frailes jesuitas la apertura, en alguno de los antiguos conventos existentes en Cuba, del que se denominaría Real Colegio de Belén, quedando constituida la propia monarca como su fundadora.
Al siguiente año salieron de Cádiz, con rumbo a Cuba, los tres primeros frailes jesuitas destinados al Real Colegio de Belén, arribando al puerto de La Habana el 29 de abril de 1853, quedando alojados inicialmente en el Colegio Seminario de San Carlos, que antes era dirigido por la antigua Compañía de Jesús, aunque unos días después, ante el temor de ser atacados por la fiebre amarilla y siguiendo el consejo de otros sacerdotes, se trasladaron a San Antonio de los Baños, en busca de un clima más saludable.
Las primeras gestiones realizadas por los jesuitas ante el Capitán General Valentín Cañedo, con vistas a la instalación del colegio, fueron infructuosas, pero al llegar a fines de ese mismo año un nuevo Capitán General, el Marqués de la Pezuela, este dispuso, poco después de iniciar su mandato, que se buscase entre los edificios públicos de la ciudad el que se considerara más apropiado para ser convertido en un gran colegio. Los propios frailes jesuitas propusieron el Convento de Nuestra Señora de Belén, el cual era entonces residencia del General Segundo Cabo y donde estaba acantonado, además, un batallón de infantería; y el Marqués aceptó la sugerencia, ordenando se entregara a los jesuitas, por el momento, una parte del edificio, y más adelante, el resto, cuando pudieran trasladarse a un nuevo local las tropas allí alojadas.
El día 16 de enero de 1854 tomó posesión de la parte del edificio que había sido desocupada, en calidad de Director del Real Colegio de Belén, el Superior Reverendo Padre Jesuita Bartolomé Munar, y el 2 de marzo del mismo año comenzaron las clases, a las que asistieron desde los primeros días unos 40 niños, y que se realizaban desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde, almorzando en el propio colegio.
En la Real Cédula fundacional constaba que la enseñanza que habrían de dar los jesuitas debía ser con arreglo al plan que ellos mismos presentasen, con la previa aprobación del Gobierno. A ese fin, el Padre Munar, al proponer su plan de estudios, lo hizo acompañar de un oficio en el que aclaraba que el método de enseñanza sería el mismo que la Compañía de Jesús usaba en sus colegios de España, Inglaterra, Francia, Bélgica, Italia y otros países europeos, así como en Estados Unidos. Tomando todo esto en consideración, el gobierno de Madrid, por Real Orden de 30 de septiembre de 1856, dio validez oficial a los títulos expedidos por el Colegio de Belén, sin intervención de los catedráticos de la enseñanza oficial, siendo admitidos en la Universidad los que poseyeran tales títulos.
Desde los lejanos tiempos de la apertura del Colegio, los títulos de propiedad que tenían los jesuitas sobre el edificio no estaban muy claros y se prestaban a tergiversaciones, pero en 1913, mediante un dictamen del Tribunal Supremo de Justicia, le fue otorgada a la Compañía de Jesús la propiedad en firme de la edificación. Años después, en 1925, al inaugurarse el nuevo Colegio de Belén en Marianao, la antigua construcción fue arrendada al Estado, que la utilizó para ubicar en ella la Secretaría de Gobernación y otras dependencias oficiales. Al promulgarse en 1960 la Ley de Reforma Urbana, el Estado, en su condición de inquilino, obtuvo la propiedad del edificio.
El nuevo edificio de Marianao:
El traslado del Colegio de Belén, por necesidad de mayores espacios, así como los planos del edificio que ocuparía en Marianao, fueron aprobados en el mes de junio de 1921, por el Superior Reverendo Padre General de la Compañía, Wlodomiro Ledochowski, y dos años después, en mayo de 1923, fue colocada la primera piedra,  bendecida por el Obispo de La Habana, Monseñor Pedro González Estrada. La inauguración tuvo lugar, con grandes festejos, durante los días 19, 20 y 21 de diciembre de 1925. El día 19 se dijo la misa del Espíritu Santo y la consagración del Colegio al Sagrado Corazón de Jesús; el día 20 se efectuó la despedida del Belén viejo y el traslado al nuevo; y el 21 se verificó la jura de la bandera.
El nuevo colegio fue construido en un área equivalente a varias manzanas de terreno en el Reparto Buenavista, en Marianao, siendo calificado, en el momento de su inauguración, como el mayor y más lujoso de todos los edificios de colegios privados de América Latina. Era una magnífica edificación de tres plantas con claustros y patios interiores que brindaban abundante sombra y frescura. En sus naves radiales en forma de semicírculo, alrededor de la Capilla y el Salón de Actos, quedaron instaladas las distintas aulas, desde la primera enseñanza hasta el bachillerato, mientras que en los pisos superiores se ubicaron los dormitorios. Con posterioridad fueron creadas aulas de kindergarten y pre-primaria, y se incorporó a los planes de estudios la carrera de Comercio.
La Compañía de Jesús sostenía, al mismo tiempo, el “Colegio Niño de Belén”, que daba enseñanza gratuita a los niños pobres, así como la Escuela Nocturna, en la que también se impartían clases sin cobro alguno. Por último, construyó una Escuela Electromecánica, con numerosas naves, en la que se brindaba la enseñanza técnica y especializada de diversos oficios. El número total de alumnos matriculados en el Colegio de Belén y las restantes escuelas sobrepasaba la cifra de 2000 estudiantes, y para su atención la Compañía contaba con 55 jesuitas, entre Padres y Hermanos, y 73 profesores seglares contratados.
El Observatorio de Belén:
Uno de los departamentos más importantes del Colegio de Belén fue el Observatorio, justamente célebre en la historia de los estudios y observaciones meteorológicos de Cuba, gracias a los descubrimientos obtenidos en el campo de la ciencia y al celo incansable y los conocimientos profundos de sus directores, que contribuyeron a salvar preciosas vidas y proteger incalculables intereses de la furia de los ciclones tropicales. El Observatorio fue fundado en 1857, en una época en que la Meteorología no había alcanzado aun su pleno desarrollo, y fue su primer director el Padre Antonio Cabré. En una publicación de 1859 se incluye un estudio suyo bien razonado sobre como determinar la marcha de los elementos meteorológicos y climatológicos en La Habana. Otros dos célebres sacerdotes que ocuparon con posterioridad la dirección del Observatorio fueron los Padres Sarasola y Gutiérrez Lanza.
En los años de la intervención militar norteamericana, visitó el Observatorio el señor H. C. Dunwoody, ilustre meteorólogo, autor de varios trabajos importantes en relación con esta disciplina, y recorrió con verdadero entusiasmo todo el departamento, examinando con gran interés los trabajos realizados, los que calificó como extraordinarios en todos sus detalles, y al terminar su recorrido llegó a afirmar que si el Observatorio de Washington superaba en lujo y número de aparatos al de Belén, en cambio éste vencía al de la capital norteamericana en la exactitud y perfección de los trabajos publicados. El pueblo de Cuba, y en particular el de La Habana, conocieron bien esa salvadora exactitud, pues tuvieron la oportunidad de comprobarla cada vez que se presentaba la terrible coyuntura de un ciclón.
En el nuevo edificio de Marianao fue creada una sección importantísima destinada, por sus excelentes condiciones, a la mejor realización de los fines científicos y humanitarios del Observatorio, puesto bajo la sabia dirección del Padre Benito Viñes, de memoria imperecedera, por sus brillantes estudios y sus éxitos en la predicción e investigación de los ciclones tropicales, así como por haber descubierto las leyes que  rigen esos eventos.

Colegio de La Salle
Situado en la calle 13 número 608, en el Vedado.
Este importante centro docente fue fundado en 1906 y dirigido por los Hermanos de La Salle (Hermanos de la Doctrina Cristiana). Influyó poderosamente en el desenvolvimiento educacional de la nación, con métodos y sistemas de enseñanza que lo colocaron a la altura de los más notables de la ciudad de La Habana en la primera mitad del pasado siglo. Imparte la Enseñanza Primaria Elemental y Superior, la Segunda Enseñanza (Bachillerato) y Clases Comerciales.

Colegio de Nuestra Señora de Lourdes
Situado en Avenida de Santa Catalina y José Antonio Saco, en la Víbora.
Este Colegio para estudiantes del sexo femenino fue fundado en la primera mitad del pasado siglo y era dirigido por Religiosas Filipenses. Sus profesoras eran mayormente cubanas y su labor educativa contaba con una gran aceptación del público. Sus matrículas promediaban anualmente unas 400 alumnas, distribuidas en Kindergarten, Primera Enseñanza con seis grados, Segunda Enseñanza que comprendía Grados Superiores y Disciplinas Hogareñas, Comercio Preuniversitario, Secretariado Comercial y Bachillerato incorporado al Instituto número 3 de la Víbora.

Colegio Nuestra Señora del Rosario
Situado en Avenida de los Presidentes y calle 13, en el Vedado.
Este prestigioso Colegio, dirigido por las Dominicas Francesas, tenía por finalidad el desarrollo de la personalidad de las jóvenes educandas, impartiéndose la Enseñanza Primaria, la del Bachillerato y la Enseñanza del Comercio. Además realizaba cursos de Kindergarten para niñas de 4 a 6 años que ofrecían a las familias ventajas físicas e intelectuales para sus hijas.

Colegio de las Ursulinas
Situado entre las calles Línea, 12, 15 y 17, en Alturas de Miramar, Marianao.
El 23 de junio de 1803 llegó a Cuba desde Nueva Orleans, la Madre Ursulina Antonia de Santa Mónica Ramos, de nacionalidad cubana, acompañada de otras 16 religiosas de la misma Orden, fundando en 1804 el Colegio de las Ursulinas, e instalándolo en Egido y Sol. Allí estuvo hasta el año 1927, en que se trasladó a un nuevo edificio construido especialmente en una extrema área del Reparto Alturas de Miramar.
Se impartían en este centro la enseñanza de Kindergarten, la Primera y Segunda Enseñanza, y Estudios Comerciales, cuyo Plan se dividía en tres grupos: Bachillerato Comercial, Comercio Profesional y Secretariado Mixto (inglés-español). El Bachillerato se seguía  conforme al Plan del Instituto de La Habana, y las alumnas que realizaban estos estudios examinaban las materias correspondientes en dicho centro docente. El Secretariado Mixto estaba organizado especialmente para hacer expertas oficinistas. Además, las alumnas de  la Segunda Enseñanza podían cursar también las siguientes asignaturas extras: Confección de Flores, Corte de Prendas, Solfeo, Piano, Violín, Canto y Pintura.
El colegio prestaba especial atención a la enseñanza de los idiomas inglés y francés. A los fines de una educación completa del inglés, había establecido una magnífica Academia dirigida por Religiosas Ursulinas de habla inglesa. Los cursos de esta Academia eran el Elemental de 8 años y el de High School de 4. Todas las asignaturas se daban en inglés; las profesoras hablaban siempre con las alumnas en dicho idioma, con el resultado de que a la alumna se le hacía familiar este idioma y lo aprendía con más facilidad, sin descuidar en ningún momento, en los estudios generales del plantel, el idioma castellano.

Instituto Edison
Situado en Patrocinio y Felipe Poey, en la Víbora.
Este centro estaba dedicado a la formación de la personalidad individual, cultivándose allí un tipo de alumno responsable y cooperativo que actuaba por sí mismo. En sus aulas se impartían clases de Kindergarten, Primaria Elemental desde Pre-Primario hasta Sexto Grado, Primaria Superior con certificado de Octavo Grado, Escuela de Comercio distribuidos sus estudios en tres cursos, Secretariado y Escuela de Bachillerato incorporada al Instituto número 3 de la Víbora..
Contaba además con un Conservatorio de Música, incorporado al Ministerio de Educación, que organizaba con éxito, entre sus alumnos, orquestas y conjuntos musicales. Y para trasladar al colegio, desde los más alejados barrios de la ciudad, a más de mil alumnos, brindaba un servicio completo de ómnibus, con absoluta garantía para el alumnado.

Candler’s College
Situado en el reparto San Martín, barrio de La Ceiba, en Marianao.
Este centro abrió sus puertas como Colegio de Primera Enseñanza en la calle Virtudes 2-A, en el año 1899. Su rápido éxito le hizo adquirir la propiedad de Virtudes 12 y 14, trasladándose a este sitio con el nombre de “Colegio Metodista”. En 1903 su auge le reclamó más expansión y compro entonces la casa de Virtudes 10, dándole esta adquisición condiciones completas para extender su influencia y mejorar sus trabajos, y el mismo año, por votación de la Reunión Anual de la Misión Cubana de la Iglesia Metodista, le fue dado al colegio el nombre de “Candler’s College”, incorporándose al Instituto de La Habana en 1904.  
En el año 1909 se hizo imperativo su ampliación, sobre todo en el ramo de la Secundaria Enseñanza, y fue entonces cuando se levantó el Colegio en la parte más elevada del Reparto San Martín, barrio de La Ceiba, en Marianao. En 1921 fueron adquiridos otros terrenos  para campos de deportes, y en 1924 fue terminado el Pabellón “Mary Gregg”, de dos plantas, para el Departamento de Segunda Enseñanza. Por último, en 1942, se inauguró un nuevo pabellón para la Escuela de Comercio.
El Plan de Estudios del Candler’s College abarcaba Enseñanza Primaria Elemental, Enseñanza Secundaria, Bachillerato incorporado al Instituto de Marianao, Estudios Comerciales y un High School de cuatro años con maestros norteamericanos y coordinado con los Colegios y Universidades de los Estados Unidos, en los cuales eran admitidos sin examen los graduados.

Universidad de La Habana
La Universidad de La Habana fue fundada en 1728 con el nombre de Real y Pontificia Universidad de San Jerónimo de La Habana, a cargo de la Orden de Predicadores del Convento de San Juan de Letrán, conocido por Convento de Santo Domingo, y ruco su primera sede en el mencionado convento, en La Habana intramuros.
En 1842, al ser expulsadas y privadas de sus bienes las comunidades religiosas en España y sus dominios, dejó de existir la Real y Pontificia Universidad de San Jerónimo de La Habana, siendo sustituida por una institución laica, la Real y Literaria Universidad de La Habana, que continuó funcionando en el Convento de Santo Domingo hasta el mes de mayo de 1902, (después de haber cambiado su nombre, en 1899, por el de Universidad de La Habana), en que fue trasladada por disposición del gobierno de ocupación de ocupación militar norteamericano a los edificios y terrenos que había ocupado la Pirotecnia Militar española, situados al final de la Calzada de San Lázaro.
Hasta 1900 la Universidad sólo contaba con cuatro facultades: Filosofía, Medicina y Cirugía, Jurisprudencia y Farmacia. En ese año, a causa de la transformación que era preciso iniciar en el país después del cese de la dominación española, las facultades universitarias fueron reducidas a tres: Letras y Ciencias, Derecho y Medicina, hasta 1923, en que al obtenerse la autonomía universitaria, comenzó a crecer la Universidad en todos los sentidos; ampliación de cátedras, escuelas y facultades, y en proporción mucho mayor, de alumnos; construcción de bellos y espaciosos edificios; y en 1925 fue construida la monumental escalinata donde se colocó la estatua del Alma Mater, obra del escultor yugoslavo Mario Korbel. Así se convirtió la Universidad de La Habana en el mayor y más importante centro de altos estudios del país. 

Prefijos usados para conformar la galería de esta página:

A – Colegio de Belén

B – Colegio de La Salle

C – Otros Colegios

D – Escuelas

E – Institutos

F – Universidad

Listado de imágenes que componen la galería de esta página:

No. -- Descripción -- Emisión

A-01 -- Colegio de Belén – Habana – Vista general -- Indeterminada

A-02 -- Colegio de Belén – Habana – Apartado 221 -- Indeterminada

A-03 -- Colegio de Belén – Habana – Patio para juegos – Clase 3ª -- J. de L. & H., Hamburgo – No. 2

A-04 -- Colegio de Belén – Habana – Biblioteca  -- J. de L. & H., Hamburgo – No. 9/10

A-05 -- Colegio de Belén – Habana – Enfermería  -- J. de L. & H., Hamburgo – No. 14

A-06 -- Colegio de Belén – Habana – Baño general -- J. de L. & H., Hamburgo – No. 20

A-07 -- Colegio de Belén – Habana – Entrada a la casa de campo  -- J. de L. & H., Hamburgo – No. 22

A-13 -- Colegio de Belén visto desde un aeroplano -- Roberts Tobacco Co., Habana, Cuba

A-14 -- Habana. Colegio de Belén  -- Indeterminada

A-15 -- Habana. Vista del Colegio de Belén -- Indeterminada

A-21 -- Colegio de Belén – La Habana – Vista Aérea  -- Indeterminada – No. 1

A-22 -- Colegio de Belén – La Habana – Entrada del Edificio  -- Indeterminada – No. 2

A-23 -- Colegio de Belén – La Habana – Fachada desde el Angulo Este -- Indeterminada – No. 3

A-24 -- Colegio de Belén – La Habana – Floor de Basket -- Indeterminada – No. 4

A-25 -- Colegio de Belén – La Habana – Patio del Sdo. Corazón  -- Indeterminada – No. 5

A-26 -- Colegio de Belén – La Habana – Patio Interior  -- Indeterminada – No. 6

A-27 -- Colegio de Belén – La Habana – Patio de la Sexta  -- Indeterminada – No. 7

A-28 -- Colegio de Belén – La Habana – Angulo del Patio del Sdo. Corazón  -- Indeterminada – No. 8

A-29 -- Galería del 1er. Piso  -- Indeterminada – No. 9

A-30 -- Colegio de Belén – La Habana – Vestíbulo -- Indeterminada – No. 10

A-31 -- Colegio de Belén – La Habana – Capilla de los Alumnos -- Indeterminada – No. 11

A-32 -- Colegio de Belén – La Habana – Salón de Actos -- Indeterminada – No. 12

A-33 -- Colegio de Belén – La Habana – Aspecto del Observatorio Meteorológico -- Indeterminada – No. 13

A-34 -- Colegio de Belén – La Habana – Biblioteca Cubana -- Indeterminada – No. 14

A-35 -- Colegio de Belén – La Habana – Laboratorio de Biología  -- Indeterminada – No. 15

A-36 -- Colegio de Belén – La Habana – Laboratorio de Física  -- Indeterminada – No. 16

A-37 -- Colegio de Belén – La Habana – Laboratorio de Química  -- Indeterminada – No. 16

A-38 -- Colegio de Belén – La Habana – Museo de Historia Natural  -- Indeterminada – No. 18

A-39 -- Colegio de Belén – La Habana – Salón de Estudio  -- Indeterminada – No. 19

A-40 -- Colegio de Belén – La Habana – Una Clase -- Indeterminada – No. 20

A-41 -- Colegio de Belén – La Habana – Planta Eléctrica  -- Indeterminada – No. 21

A-42 -- Colegio de Belén – La Habana – Cocina  -- Indeterminada – No. 22

A-43 -- Colegio de Belén – La Habana – Sala de Juegos  -- Indeterminada – No. 23

A-44 -- Colegio de Belén – La Habana – Omnibus del Colegio  -- Indeterminada – No. 24

A-45 -- Colegio de Belén – La Habana – Campo de Juego -- Indeterminada – No. 25

A-46 -- Colegio de Belén – La Habana – Vista Panorámica  -- Indeterminada – No. 26

B-01 -- Habana – Vedado. Colegio de la Salle -- PVK Z – No. 8918

B-02 -- Colegio De La Salle – Vedado – Habana Externado Privado de Cuba -- Indeterminada

B-05 -- Sanctus Joannes Baptista de la Salle (Imágenes del sacerdote) -- Importé d’Italie – No. “L” 35

B-11 -- Vista del Colegio (Norte) -- Foto, Capote, Barnet 68

B-12 -- Vista del Colegio (Sur) -- Foto, Capote, Barnet 68

B-13 -- Vista del Recibimiento  -- Foto, Capote, Barnet 68

B-14 -- Aula de Bachillerato -- Foto, Capote, Barnet 68

B-15 -- Laboratorio de Física -- Foto, Capote, Barnet 68

B-16 -- Salón de Conferencias -- Foto, Capote, Barnet 68

B-17 -- Museo -- Foto, Capote, Barnet 68

B-18 -- Banco Comercial -- Foto, Capote, Barnet 68

B-19 -- Capilla -- Foto, Capote, Barnet 68

B-20 -- Una de las Galerías -- Foto, Capote, Barnet 68

B-21 -- Patio Central -- Foto, Capote, Barnet 68

B-22 -- Uno de los Patios Exteriores -- Foto, Capote, Barnet 68

C-01 -- Colegio “Champagnat” -- Indeterminada

C-02 -- Colegio “Champagnat” -- Indeterminada

C-03 -- (Imagen de un ómnibus del Colegio Champagnat) -- Indeterminada

C-04 -- (Imagen de un ómnibus del Colegio Champagnat -- Indeterminada

C-10 -- Colegio de Nuestra Señora de Lourdes – (Habana) -- Foto Diago

C-15 -- Colegio Nuestra Señora del Rosario – Dominicas Francesas -- Tichnor Bros., Inc., Boston, Mass. – No. 86559

C-20 -- Colegio de las Ursulinas, Habana, Cuba  -- Pub. by Roberts & Co., Havana, Cuba – 8630N

C-25 -- Candler College, Puentes Grandes, Habana, Cuba -- Published by Harris Bros. Co., Havana, Cuba – No. 4022

C-30 -- Colegio Mimó – Calle I no. 301 – esq. 15 – Vedado – F-4131 -- Foto Romay

D-01 -- Escuelas Pías de Guanabacoa – Habana – Vista general del Colegio -- Indeterminada – 1A Serie No. 1

D-02 -- Escuelas Pías de Guanabacoa – Habana – Claustro Principal -- Indeterminada – 1A Serie No. 3

D-05 -- Escuelas Pías de Guanabacoa – Habana – Patio Interior de las Aulas -- Indeterminada – 2A Serie No. 9

D-06 -- Escuelas Pías de Guanabacoa – Habana – Vista Parcial del Gran Gimnasio -- Indeterminada – 2A Serie No. 10

D-10 -- Noviciado Escolapio – Escuelas Pías de Guanabacoa – Eloy Norman, Arquitecto – Perspectiva -- Indeterminada

D-15 -- Escuela Técnica Industrial, R. Boyeros, Cuba -- Indeterminada

E-01 -- Habana – Instituto de 2da. Enseñanza -- Published by C. Jordi, Havana, Cuba’- No. 69

E-02 -- Instituto de la Habana -- Indeterminada – No. 24

E-05 -- Instituto Edison -- Tichnor Bros., Inc., Boston, Mass. – No. 83777

E-10 -- Plantel Instituto Moderno – Woodbury esq. a Coliseo – Víbora – Teléfono I-5369 -- Indeterminada

F-01 -- Universidad de La Habana - Entrada -- Indeterminada

F-02 -- Habana - Universidad -- Indeterminada

F-05 -- Habana - Universidad -- Published by C. Jordi, Box 2334, Havana, Cuba – No. 53

F-06 -- Habana: Universidad Nacional   -- C- Jordi, Obispo 526, Havana, Cuba – Nos. 34 y 1B-H2420

F-07 -- Universidad de La Habana -- Pub. by Roberts & Co., Havana, Cuba – No. 4787 N

F-08 -- Habana - Universidad -- Indeterminada

F-09 -- Habana. Universidad Nacional -- Pub. El Partenón, 106 Obispo St.

F-10 -- Universidad de la Habana -- Indeterminada