"LAS IGLESIAS HABANERAS"

Descripción
Galería

Ente los edificios notables que conforman y le dan carácter a una ciudad las iglesias ocupan sin dudas un lugar preponderante por su majestuosidad y los diversos estilos arquitectónicos que generalmente presentan. Al respecto es la Habana una ciudad que debido a su origen hispánico contó desde sus inicios con una nutrida presencia de religiosos que condiciono la pronta aparición de diversas edificaciones al servicio de sus diferentes congregaciones. Así fueron apareciendo iglesias, parroquias y conventos que por la solidez de su construcción mantuvieron durante siglos su pintoresca presencia dándole a la parte antigua de la ciudad su carácter colonial  y convirtiéndose algunas de ellas como la Catedral de la Habana o la Iglesia del Ángel en magnifico motivo para las diversas emisiones de tarjetas postales surgidas en las primeras décadas republicanas.

En cuanto a las imágenes que incluimos trataremos de abarcar con ellas todas las postales referidas a iglesias, conventos que funcionaron como tales, monasterios y algunas calles o plazas que surgieron e incluso deben sus nombres a este tipo de edificaciones lo cual hace que aparezcan en mayor o menor grado en las vistas que se le dedicaron.

Incluimos a continuación  una pequeña síntesis sobre la historia de estas construcciones incluyendo algunas que no aparecen reflejadas en la colección exhibida por motivos tales como su temprana desaparición o la ausencia de emisiones que las reflejaran. Veamos:

Desde los inicios de la colonización de la Isla de Cuba, la Iglesia fue una de las instituciones fundamentales en el sistema de gobierno implantado por los Reyes Católicos. Dichos monarcas habían obtenido del Papa el Patronato de la Iglesia en las Indias, por medio del cual proponían a los dignatarios eclesiásticos de las colonias y percibían las contribuciones o diezmos, a la vez que sufragaban los gastos de la erección y sostenimiento de las iglesias.

Bajo este régimen, la Corona dispuso que con la creación de cada villa, se fundara una parroquia, y éstas, a su vez, se agruparían en obispados, dependientes del arzobispado de Sevilla. Quedaba establecido que en las comunidades indígenas, a las que había que cristianizar, realizaran esta labor los misioneros evangelizadores, mientras en las villas, cuya población sería española y cristianizada, estuviese presente, a fin de mantener el culto, la jerarquía eclesiástica

Fue así que, al crearse las primeras villas, siempre se seguía el mismo patrón. Se construía una plaza, a la que se le daba el nombre de Plaza de Armas, y a su alrededor se levantaban las principales edificaciones, que eran la Casa de Gobierno, el Cuartel Militar y la Iglesia, al frente de la cual había un cura párroco. Luego, a medida que la población se incrementaba y las villas se iban expansionando, eran construidas nuevas iglesias y parroquias para facilitar, con su cercanía, la asistencia al oficio eclesiástico. Al propio tiempo, fueron edificándose grandes conventos que servían de morada a las distintas congregaciones religiosas.

LA PARROQUIAL MAYOR

Según dicen algunos historiadores, la primera iglesia que tuvo la villa de San Cristóbal de La Habana, después de su traslado a la bahía de Carenas, fue un bohío, situado en el terreno donde más tarde se levantó el Palacio del Segundo Cabo. Este bohío fue destruido durante el gobierno de Gonzalo Pérez de Angulo, y a partir de agosto de 1550 se inició la construcción de una iglesia de cal y canto, la que antes de terminarse, resultó incendiada por el corsario francés Jacques de Sores, al ocupar la villa en 1555. De nuevo, en 1571, se reinició la construcción de la iglesia, por el alcalde ordinario Gerónimo de Rojas Avellaneda, la que finalmente concluyó en 1575, con la edificación de la torre y la sacristía,

Casi un siglo después, hacia 1666, fue restaurada y ampliada, con limosnas de los vecinos,  por el Obispo Juan de Santos Matías.

La iglesia quedó dedicada a San Cristóbal, patrón de la ciudad, y después que se crearon otras parroquias, tomó el nombre de Parroquial Mayor. Estuvo situada en una parte del sitio donde mucho después se edificó la Casa de Gobierno, hasta que en 1741 sufrió severos daños a causa de la voladura de un navío anclado en el puerto, y aunque continuaron efectuándose en ella, durante un tiempo, los oficios religiosos, finalmente fue demolida en 1772, luego de trasladarse el culto, de modo provisional, al oratorio de San Felipe de Neri, y después, en 1777, a la iglesia del Colegio de la Compañía de Jesús, que más tarde se convirtió en Catedral de La Habana.

LA CATEDRAL

En los comienzos del siglo XVIII, la Compañía de Jesús fundó, con el beneplácito del Obispo Diego Evelino de Compostela un colegio de misioneros en La Habana, el que más tarde fue ampliado con la construcción de una iglesia y un monasterio. La primera piedra de esta obra se colocó en 1748 sobre la que entonces se llamaba Plaza de la Ciénaga, que debió su nombre a un pantano que existió antes en ese lugar y que más tarde fue desecado. La edificación del colegio se terminó en 1767, pero las disputas sobre la influencia y poderío de los jesuitas dieron motivo a su expulsión de la Isla, por orden del rey Carlos III, y ello dio motivo a que se interrumpieran los trabajos de construcción de la iglesia, la que finalmente fue concluida en 1777 y elevada al rango de Parroquial Mayor.

La iglesia quedó conformada por tres naves y ocho capillas laterales, entre las cuales se destaca, por ser la más antigua, la de Nuestra Señora de Loreto, consagrada por el Obispo Pedro Agustín Morell de Santa Cruz en 1755, y con una bella portada independiente por la calle de San Ignacio, que se atribuye al arquitecto habanero Lorenzo Camacho Urabarro. Por su parte, la fachada de la iglesia se cree que es obra del arquitecto gaditano Pedro Medina, el que trabajó también en otros importantes edificios de la ciudad.

En 1789 se crearon en la Isla dos Obispados, uno en Santiago de Cuba, para la región oriental, y otro en La Habana, para la parte occidental. En el propio año, el primer Obispo habanero, Felipe de Trespalacios y Verdeja, consagró a la nueva Parroquial Mayor como  Santa Iglesia Catedral de la Virgen María de la Inmaculada Concepción.

En la siguiente centuria, en tiempos del Obispo Juan José Díaz de Espada y Landa, fueron efectuadas en la Catedral importantes obras de restauración y se incorporaron al altar mayor notables obras de escultura y orfebrería, ejecutadas en Roma en 1820, por el artista italiano Bianchini, bajo la dirección del escultor español Antonio Solá. También se colocaron detrás del altar tres grandes frescos del pintor italiano Guiseppe Perovani, y en otras áreas de la iglesia diversos cuadros ejecutados por el pintor francés, radicado en Cuba durante muchos años, Juan Bautista Vermay. Todas estas obras de arte dieron un gran realce al interior de la Catedral y constituyeron el más importante aporte de la labor restauradora del Obispo Espada.

Al producirse en 1796 la cesión efectuada por España a Francia de la isla de Santo Domingo, fueron traídos a Cuba las supuestas cenizas del Almirante Cristóbal Colón, que se hallaban en la catedral dominicana, y colocados en un monumento funerario, obra del escultor español Arturo Mélida, que se erigió en la nave central de la Catedral de La Habana. Allí se mantuvieron estos restos hasta el cese de la dominación española, en 1898, cuando fueron trasladados, junto con el propio monumento, a la Catedral de Sevilla. Hoy, en el lugar que ocupaban los mencionados restos en el templo habanero, existe una lápida conmemorativa que dice: “RECUERDO – El Gobierno Español trasladó de la República de Santo Domingo y fueron depositadas en este lugar las cenizas del Gran Almirante Don Cristóbal Colón el 19 de Enero del 1796. El mismo gobierno al cesar su soberanía en este República las trasladó el día 26 de Septiembre del 1898 y fueron depositadas en la Catedral de Sevilla”.

LA IGLESIA Y CONVENTO DE SANTO DOMINGO

Levantada entre los finales del siglo XVI y principios del XVII por los frailes dominicos de la Orden de Predicadores, se cree que su construcción fue dirigida por el ingeniero Cristóbal de Roda, quien a su muerte, ocurrida entre 1603 y 1613, fue sepultado en la propia iglesia.

El edificio ocupó una manzana entera, entre las calles de Mercaderes, Honda o del Sumidero (O’Reilly), San Ignacio y Obispo, y fue puesto bajo la advocación de San Juan de Letrán, pero siempre se le llamó Convento de Santo Domingo por el fundador de la referida Orden de Predicadores. La iglesia tenía, en sus inicios, una sola nave, pero en 1777 fue reconstruida y se le agregó otra, dotada de una hermosa cúpula y consagrada a Nuestra Señora del Rosario.

En este edificio, que fue demolido en el siglo XX, se fundó, en 1728, la Real y Pontificia Universidad de La Habana, bajo la advocación de San Jerónimo y con la dirección de los frailes dominicos. El alto centro de estudios estuvo ubicado en la parte del convento que daba a la esquina de O’Reilly y Mercaderes, y allí permaneció hasta 1899. Por otra parte, en la esquina que daba a las calles de Obispo y San Ignacio, se estableció en 1863 el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana.

LA IGLESIA Y CONVENTO DE SAN FRANCISCO

En 1574 llegó a La Habana una comunidad de frailes franciscanos, que poco después, hacia 1584, iniciaron la construcción de su iglesia y convento, junto a la parte occidental de la bahía. La obra resultó muy dilatada llegando por fin a su conclusión en 1738. El edificio, de amplias proporciones, fue consagrado a San Francisco de Asís, y quedó ubicado sobre la calle de los Oficios y al costado de una plaza que recibió también el nombre de San Francisco. En la fachada fueron colocadas tres estatuas de piedra que representan a la Inmaculada Concepción, San Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán.  Por su parte, la torre de la iglesia, de 48 varas de altura, fue durante los tiempos coloniales la más sobresaliente de la ciudad, y estuvo rematada por una estatua de piedra de San Francisco de Asís, la cual perdió su cabeza arrancada por el huracán de 1846.

La iglesia fue la sepultura de casi toda la nobleza habanera de los siglos XVII y XVIII. Allí fueron enterrados el obispo Fray Juan Lazo de la Vega, que logró terminar la construcción del edificio; el gobernador militar Diego Manrique; el heroico capitán Luis de Velasco, defensor del Castillo del Morro durante la toma de La Habana por los ingleses en 1762, y muchos otros gobernadores, generales, comandantes de la flota, personalidades nobiliarias y hasta una virreina del Perú, la Marquesa de Monte Claro.

En 1842 los frailes franciscanos se trasladaron a la iglesia y convento de San Agustín, en la esquina de las calles de Cuba y Amargura, mientras el convento de San Francisco fue convertido en almacén de mercancías, hasta 1856 en que el edificio albergó al Archivo General de la Isla y a la Aduana de La Habana. Desde 1907 hasta 1957 fue sede, sucesivamente, de la Dirección General de Correos y Telégrafos, la Dirección General de Comunicaciones y la Secretaría y más tarde Ministerio de Comunicaciones. Hoy, después de una amplia restauración, la iglesia ha sido convertida en una de las mejores salas de concierto de la ciudad, con la denominación de Basílica Menor de San Francisco de Asís.

LA IGLESIA Y CONVENTO DE SAN AGUSTIN, HOY DE SAN FRANCISCO

Esta edificación fue construida, para los religiosos ermitaños de San Agustín, entre 1608 y 1633. Pasó en 1842 a la Orden Tercera de San Francisco y dos años después a residencia de los frailes franciscanos de la Primera Orden. Al propio tiempo, se le dio a la iglesia y al convento el nombre de San Francisco.

Está situada en a lo largo de una cuadra de la calle de la Amargura, entre la de Cuba, a donde da el frente, y la de Aguiar. De estilo renacentista, fue objeto de importantes restauraciones en 1925 y 1947, y cuenta con un hermoso retablo y una elevada cúpula adornada con vistosos ventanales de colores.

LA IGLESIA Y CONVENTO DE SANTA CLARA DE ASIS

Fue el primer convento de monjas franciscanas que se estableció en La Habana, con religiosas procedentes de Cartagena de Indias. Construido entre 1638 y 1644, ocupa un amplio cuadrilátero entre las calles de Cuba, Habana, Sol y Luz.

El convento cuenta con vastos espacios que las monjas dedicaban a jardines y huertos. Además, en el centro, se hallaba el cementerio de las religiosas, en el que se asegura que fueron enterrados los muertos de ambos bandos que fallecieron durante el ataque y toma de La Habana por los ingleses. Por otro lado, fue residencia durante su infancia de una de las más conocidas escritoras de la época colonial, María de las Mercedes Santa Cruz y Cárdenas, más conocida como la Condesa de Merlín.

La iglesia, de una sola nave, daba el frente a la calle de Cuba, sobre la plazuela de Santa Clara, y contaba en altar mayor con imágenes de la Purísima Concepción, al centro, y San Francisco y Santa Clara, a los lados, obras todas del maestro escultor Juan de Salas y Argüello, fallecido en 1649 y enterrado en la propia iglesia.

En 1922, las monjas de Santa Clara vendieron la iglesia y el convento y se trasladaron a un nuevo edificio en la barriada de Luyanó, mientras en el edificio se instaló, desde 1926 hasta 1959, la Secretaría, después Ministerio de Obras Públicas, aunque siguió albergando, durante algunos años más, a algunas dependencias del propio Ministerio. Hoy ha sido objeto de una amplísima reconstrucción, pasando a ser la sede del Centro Nacional de Restauración y Museología.

LA IGLESIA PARROQUIAL DEL ESPÍRITU SANTO

Fue en su origen una ermita levantada en 1635, en la esquina de las actuales calles de Cuba y Acosta, por una cofradía de personas de color, reconstruida y ampliada en 1648, cuando se le dio el rango de parroquia, siendo la más antigua de La Habana después de la Parroquial Mayor.

Durante la época colonial tuvo una importancia excepcional, ya que por Bula Papal de 1772 y Real Cédula de 1773, del rey Carlos III, fue declarada “única iglesia inmune en la ciudad de La Habana”, lo que significaba que cualquier individuo perseguido podía hallar amparo en ella contra la acción de las autoridades o de la justicia.

En esta iglesia fueron bautizados muchos habaneros ilustres, entre ellos el educador José de la Luz y Caballero. También en ella fue sepultado el obispo Gerónimo Valdés, fundador de la Casa de Beneficencia y Maternidad.

LA IGLESIA DEL SANTO CRISTO DEL BUEN VIAJE

La conocida popularmente como Iglesia del Cristo, situada junto a la plazuela del mismo nombre, hoy convertida en parque, y sobre las calles de Villegas, Lamparilla y Bernaza, fue también en sus inicios una ermita, construida en 1640 por los frailes de la Orden Tercera Franciscana, con el nombre de Ermita del Humilladero, en la cual terminaba la procesión del Via Crucis que salía del templo de San Francisco de Asís. Fue reconstruida en 1693 por el obispo Diego Evelino de Compostela y elevada en 1703 al rango de parroquia. En 1899 fue entregada a los padres agustinos norteamericanos, quienes la restauraron y construyeron al fondo y al costado un amplio edificio para convento de los frailes, que incluía también el colegio privado San Agustín y una escuela parroquial gratuita.

LA IGLESIA Y CONVENTO DE SAN FELIPE DE NERI

En 1693 fue levantada, en la esquina de las calles de Aguiar y Obrapía, una iglesia y convento para los miembros de la congregación de San Felipe de Neri, los que se mantuvieron allí hasta 1784, en que pasaron a ocuparla los frailes capuchinos. En 1841 la edificación fue incautada por el gobierno español y se ubicó en ella la Sociedad Económica de Amigos del País, hasta que en 1887 fue entregada a los frailes carmelitas descalzos, que la ocuparon hasta 1923. A partir de entonces, el viejo templo albergó a una institución bancaria, y en 1977 pasó a ser la sede de la Casa de la Moneda de La Habana, dependencia en aquel entonces del Banco Nacional de Cuba.

En la actualidad, ha recibido una completa restauración y se ha convertido, como lo fue la iglesia de San Francisco de Asís, en una bella sala de conciertos.

LA IGLESIA Y CONVENTO DE SANTA TERESA

Esta sencilla iglesia, de una sola nave, fue levantada en 1700, bajo los auspicios del obispo Diego Evelino de Compostela, en la esquina de las calles Compostela y Teniente Rey, junto con el convento para las monjas carmelitas teresianas.

En este templo se hallaba uno de los más interesantes sepulcros antiguos existentes en Cuba, el del obispo Compostela, quien falleció en 1704. Pero al trasladarse las monjas carmelitas, en 1929, a un moderno edificio en el Vedado, se llevaron los restos del obispo, los que colocaron bajo el altar mayor de la nueva iglesia. El viejo templo de Santa Teresa fue vendido y albergó a diversos almacenes, aunque después volvió a abrirse al culto, y en la actualidad está dedicado a María Auxiliadora.

LA IGLESIA Y CONVENTO DE LA MERCED

En 1637, en el entonces barrio de Campeche, se levantó una iglesia y convento para los frailes mercedarios, la que fue más tarde reconstruida, en 1755, quedando ubicada entre las calles de Cuba, Damas, Paula y Merced. Los mercedarios salieron del templo en 1820 y poco después éste fue ocupado por los misioneros paúles, los cuales construyeron, en el propio lugar, la actual iglesia y convento, por iniciativa de Gerónimo Viladás, Superior de la Orden de San Vicente de Paúl, entre 1865 y 1867.

El templo consta de tres naves, un bello altar mayor y una majestuosa cúpula, y fue ornamentado a imitación de las iglesias italianas construidas según el modelo de la Basílica de San Pedro, en Roma. Entre sus obras artísticas, se hallan pinturas de Esteban Chartrand. Fue durante largos años, hasta muy avanzada la etapa republicana, el templo elegante por excelencia, donde se celebraban las bodas más fastuosas.

El Padre Viladás falleció en 1913 y fue enterrado en el cementerio de la iglesia. Años después sus restos fueron depositados en la capilla de Nuestra Señora de Lourdes, de dicho templo.

LA IGLESIA Y CONVENTO DE BELÉN

Otra de las obras del obispo Diego Evelino de Compostela, fue comenzada su edificación a fines del siglo XVII, entre las calles de Compostela, Luz, Acosta y Picota, destinada a servir de refugio para pobres convalecientes. Al fallecer el obispo, que no pudo ver concluida su obra, ésta fue ocupada por frailes belemitas, bajo la advocación de San Diego de Alcalá, los cuales, además de atender a enfermos y heridos, distribuían alimentos a los pobres y mantenían una escuela gratuita para más de quinientos niños. En 1842 los frailes belemitas fueron desalojados y el edificio, salvo la iglesia, fue entregado a los padres jesuitas, los que establecieron allí el renombrado Colegio de Belén, donde se educaban, durante la época colonial y los primeros tiempos de la republicana, los hijos de las más altas clases sociales de la ciudad.

Los jesuitas trasladaron el colegio, en 1925, a un moderno edificio en Marianao, y el antiguo convento fue arrendado al Estado, que lo utilizó para albergar dependencias oficiales. Allí radicó, durante muchos años, la Secretaría de Gobernación, y por la parte que da a la calle de Acosta, funcionó allí la Academia Nacional de Artes y Letras. Por su parte, la iglesia, que da para la esquina de Compostela y Luz, ha sido objeto de restauraciones.

Una característica singular de la arquitectura de este templo es que por la parte que da para la calle de Acosta, el edificio del convento avanza sobre dicha calle, formando el único arco que existe en la ciudad, conocido con el nombre de Arco de Belén.

LA IGLESIA DE SAN FRANCISCO DE PAULA

Una de las más atractivas reliquias de la época colonial que hoy se conservan es esta iglesia, construida entre 1668 y 1672, adscrita al Hospital de San Francisco de Paula, fundado en 1667 por iniciativa de Nicolás Estévez Borges, rector de la Parroquial Mayor de La Habana. La edificación fue ubicada cerca de los muelles, entre la Alameda de Paula y las calles de Desamparados, San Isidro y Cuba. En 1730, un violento ciclón destruyó ambos edificios, los que fueron de nuevo edificados en 1745. A fines del siglo, el hospital fue ampliado bajo el patrocinio de la Condesa de Santa Clara, esposa del Gobernador, y de otros benefactores de la época.

Durante una buena parte de la siguiente centuria, la iglesia y el hospital estuvieron cerrados, hasta que la edificación fue vendida en 1907 a la empresa de los Ferrocarriles Unidos. Esta intentó derribarlos, a lo que se opusieron el Ayuntamiento habanero y la Junta Nacional de Arqueología y Etnología, los cuales lograron finalmente que sólo fuera demolido el hospital, conservándose la iglesia. Esta fue expropiada por el Estado cubano y reconstruida con posterioridad. Desde 1944 fue declarada Monumento Nacional y en la segunda mitad del siglo albergó entre sus paredes al Instituto de Investigaciones Folklóricas. En años más recientes recibió una nueva restauración y por estar situada prácticamente en el centro de una ancha vía de mucho tráfico, fue unida, por medio de una plazoleta, con la Alameda de Paula, dando lugar a un conjunto muy atrayente y mejorando con ello la distribución del tránsito de vehículos por el lugar.

LA IGLESIA DEL SANTO ANGEL CUSTODIO

Fue edificada en 1695 por el obispo Compostela, al comienzo de la futura calle que luego llevaría su nombre, sobre una loma que se llamaba de la Peña Pobre, y con la categoría de auxiliar de la Parroquial Mayor. El huracán de 1846 causó grandes daños en ella, y al año siguiente fue reconstruida por el obispo Jacinto María Martínez, en el estilo gótico que conserva en la actualidad.

En esta iglesia fueron bautizados dos de los hijos más ilustres de La Habana, el presbítero Félix Varela y al apóstol José Martí. Tiene además el templo una importancia significativa dentro de la literatura cubana, porque en la novela titulada Cecilia Valdés o la Loma del Angel, del célebre escritor Cirilo Villaverde, su autor sitúa la casa de su heroína en una pequeña calle contigua a la loma, a donde da el frente de la iglesia, y la escena culminante de la obra tiene como escenario el pórtico del templo.

LA IGLESIA Y CONVENTO DE LAS URSULINAS

En 1803 se trasladó a La Habana, procedente de Nueva Orleans, una comunidad de madres ursulinas entre las que se hallaban algunas monjas habaneras, que fueron las primeras religiosas que se dedicaron a la enseñanza en Cuba. El obispo Juan José Díaz de Espada y Landa les dio, para su albergue, una parte de la antigua Casa de Recogidas, en la calle de Egido, esquina a la de Sol, y en 1815 se les entregó el resto del edificio, ampliamente restaurado, el que sirvió como colegio y convento. Unos años después, en 1850, construyeron la iglesia, la que fue situada entre las otras dos dependencias. En tiempos republicanos, las madres ursulinas se trasladaron a un nuevo edificio en Miramar, y de la antigua edificación, frente a la que se denomina Plaza de las Ursulinas, los locales del colegio y el convento fueron ocupados por viviendas y establecimientos comerciales, mientras en el de la iglesia se fabricó un cine.

OTRAS IGLESIAS

Otras iglesias coloniales existen en La Habana, como la de Jesús del Monte, sobre una pequeña colina que le da su nombre, famosa por su antigüedad, donde el primer bautizo fue registrado en 1690, y en la que se conserva la partida de defunción de los vegueros sublevados de Santiago de las Vegas, que fueron ajusticiados en las cercanías en 1723; la de Nuestra Señora de Monserrate, construida entre 1841 y 1843 entre las calles de Galiano, Concordia y Callejón de Cañongo; la de Nuestra Señora de la Caridad, en la esquina de las calles de la Salud y Campanario, consagrada a la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba; la del Vedado, a cargo de los frailes dominicos, levantada en 1875 y reconstruida en estilo gótico en 1892; la del Carmelo, también en el Vedado, en la calle 16 entre las de 13 y 15, abierta al culto en 1918, y otras más en barrios extremos de la ciudad.

También durante la ocupación militar norteamericana se edificaron varios templos de diversas sectas protestantes, como la Iglesia Bautista, en Zulueta y Dragones; la Iglesia Metodista, en Virtudes e Industria, y la Catedral Episcopal, en un amplio edificio en la esquina de Neptuno y Aguila, posteriormente demolido.

Prefijos que usaremos para organizar las imágenes que componen la galería de esta página:

A – Catedral

B – Iglesia del Santo Ángel Custodio

C – Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje

D – Iglesia de la Merced

E – Antigua Iglesia de Santo Domingo

F – Iglesia de San Juan Bosco

G – Iglesia de San Francisco

J – Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús

K – Iglesia Presbiteriana

M – Iglesia de San Francisco de Paula

N – Iglesia del Vedado

Q – Iglesia de Belén

R – Iglesia Metodista Episcopal

S – Convento de Santa Clara

T – Convento de San Francisco de Asís

U – Santuario Nacional de San Antonio de Padua

Listado de Imágenes:

No. -- Descripción -- Emisión

A-01 -- La Catedral, Habana -- Detroit Photographic Co., 1900. No. 5390

A-02 -- Catedral, Habana -- Cuban Card Co. No. 21

A-03 -- La Catedral. Habana -- Wilson’s, Obispo 41 y 43, Habana

A-04 -- Habana, Empedrado Street, The Chatedral.  -- J. Charavay, Obispo 131

A-05 -- Plaza de la Catedral. Habana -- Indeterminada. No. 3

A-06 -- Habana. La Catedral -- Wilson’s, Obispo 52, Habana

A-07 -- La Catedral, Habana -- Indeterminada

A-08 -- La Catedral, Habana -- The Rotographic Co., N.Y. City (Germany). No. E 12006

A-09 -- La Catedral. Habana -- Indeterminada. No. 11193

A-10 -- Catedral de La Habana -- Harris Bros. Co., Habana

A-11 -- Catedral, Habana, Cuba -- Harris Bros. Co., Havana, Cuba. Made in U.S.A. No. 4002

A-12 -- Recuerdo de Habana. La Catedral -- Indeterminada

A-13 -- Habana. La Catedral -- Indeterminada

A-14 -- Habana. La Catedral -- The Rotographic Co., N.Y. City. (Germany). No. G 12006

A-15 -- Habana. La Catedral -- Indeterminada

A-16 -- Habana. La Catedral -- Clichés Jordi

A-17 -- Habana. Plaza de la Catedral -- Edición Jordi. No. 13

A-18 -- Habana. Catedral -- Indeterminada

A-19 -- Catedral Habana Cuba -- Indeterminada

A-20 -- Habana. Plaza de la Catedral -- Indeterminada

A-21 -- Habana. Plaza de la Catedral -- Indeterminada

A-22 -- Catedral de Colón, Habana, Cuba -- Roberts & Co., Havana Cuba. “Natural Color Card”, E. C. Kropp Co., Milwaukee, Wis. No. 22119

A-23 -- Catedral de la Habana, Cuba  -- “Colourpicture” Publication, Boston 15, Mass., U.S.A. No. 16 / K3439

A-24 -- Habana. Plaza de la Catedral -- “Tichnor Quality Views”, Tichnor Bros. Inc., Boston, Mass.

A-25 -- Habana: Portales de la Plaza Catedral -- C. Jordi, Obispo 526, Havana, Cuba. Made in U.S.A. / C.T. Art-Colortone. No. 9A-H2190

A-26 -- Lápida en la Catedral / Catedral y Castillo del Morro, Havana, Cuba -- Roberts & Co., Havana, Cuba. Natural Color Post Card. E. C. Kropp Co., Milwaukee, Wis. No. 12476

A-27 -- Catedral de La Habana -- Lito. R. García Muñiz. Manila 9-11

A-28 -- Seminario Conciliar de San Carlos y San Ambrosio -- Lito. R. García Muñiz. Manila 9-11

A-29 -- Vista lateral, Catedral, Habana, Cuba -- “Swan, Habana”. No. 78  /  22152 N

A-30 -- Habana. Alrededores de la Catedral -- Edición Jordi. No. 119

A-31 -- Interior de la Catedral, Habana, Cuba -- “Swan, Habana”. No. 62  /  22136 N

A-32 -- Habana. Interior de la Catedral -- Indeterminada

A-33 -- Catedral, Habana, Cuba -- Cía. Litográfica de La Habana. No. 102

A-34 -- Catedral (1741), Habana, Cuba -- Arti-Krome. Artes Gráficas, S.A., Habana

A-35 --  Catedral -- The Diamond News Co., Havana, Cuba

A-36 -- Habana. La Catedral -- Indeterminada. No. 107421

A-37 -- Catedral de Colón. Habana, Cuba -- E. C. Kropp Co., Milwaukee. No. 22119

A-38 -- Habana. La Catedral -- Serie de Arte. Vistas de Cuba. Edición Jordi. No. 56

A-39 -- (Imagen del Altar Mayor de la Catedral de La Habana) -- Indeterminada

A-40 -- Calle Empedrado y Catedral de La Habana -- Indeterminada. No. 274

B-01 -- Habana. Iglesia del Angel -- Edición Jordi. No. 132

B-02 -- Interior de la Iglesia del Angel -- Indeterminada

B-03 -- Habana. Altar de la Iglesia del Angel -- Serie de Arte. Vistas de Cuba. No. 77. Edición Jordi.

B-04 -- La Iglesia del Angel, Habana, Cuba -- The Diamond News Co., Havana. No. 149

B-05 -- Iglesia del Angel. Habana -- Harris Bros. Co., Habana, Cuba. No. 1004

B-06 -- Habana. Resto de las Murallas, Iglesia del Angel -- Serie de Arte. Vistas de Cuba. No. 29. Edición Jordi

B-07 -- Habana. Iglesia del Angel -- Edición Jordi. No. 47

B-08 -- Habana. Altar de la Iglesia del Angel -- C. Jordi, Box 2334, Havana, Cuba

B-09 -- Calle Cuarteles, Habana, Cuba -- Postal de Arte. American Photo Studios. Habana

B-10 -- Vista parcial de La Habana desde la Iglesia del Angel -- Indeterminada .No. 24

B-11 -- Demolición de la antigua muralla de la ciudad -- Diamond News Co., Havana, Cuba. No. 19

B-12 -- Habana. Resto de la muralla e Iglesia del Angel -- Edición Jordi. No. 42

C-01 -- Habana. Iglesia del Cristo -- Indeterminada. No. 90

C-02 -- Iglesia del Cristo. Habana -- Indeterminada

C-03 -- Iglesia del Cristo, Habana, Cuba -- Roberts & Co. Havana, Cuba. Natural Color Post  Card. E. C. Kropp, Milwaukee, Wis. No. 12813

C-04 -- Habana. Iglesia del Cristo -- Indeterminada. No. 66

C-05 -- Habana. Iglesia del Cristo -- Hecha en Viena. No. 120

C-06 -- Iglesia del Cristo, Habana, Cuba -- “Swan, Habana”. No. 21726N

D-01 -- Habana. Iglesia de la Merced -- Indeterminada

D-02 -- Habana. Interior de la Merced -- Edición Jordi. No. 150

D-03 -- Interior de la Iglesia de la Merced, Habana, Cuba -- Roberts & Co., Havana, Cuba. Made in U.S.A. No. 29439

E-01 -- Antigua Iglesia de Santo Domingo, La Habana, Cuba -- “Swan, Havana”. No. 76  /  22150 N

E-02 -- Vista de los más antiguos pináculos de iglesias en La Habana, Cuba -- “Swan, Havana”. No. 74  /  22148 N

F-01 -- Habana: Iglesia San Juan Bosco -- C. Jordi, Obispo 526, Havana, Cuba. Made in U.S.A. No. 107

G-01 -- Habana. Calle Cuba, Iglesia San Francisco -- Edición Jordi. No. 135

J-01 -- Habana. Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús -- Edición Jordi. No. 105

J-02 -- Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, Habana -- Indeterminada. No. 293

K-01 -- Habana. Iglesia Presbiteriana -- Edición Jordi. No. 67

K-02 -- Habana. Iglesia Presbiteriana de la Trinidad -- C. Jordi, Box 2334, Havana, Cuba. Made in U.S.A. No. 25

M-01 -- Iglesia de San Francisco de Paula, La Habana, Cuba -- Roberts & Co., Havana, Cuba. “Natural Color Card”. E. C. Kropp Co., Milwaukee, Wis. No. 20828N

M-02 -- Habana. Iglesia de Santa Clara  (San Francisco de Paula) -- Indeterminada

N-01 -- Habana. Iglesia del Vedado -- Edición Jordi. No. 48

N-02 -- Habana. Iglesia del Vedado -- Edición  Jordi. No. 347

N-03 -- Iglesia del Vedado. Habana -- Serie de Arte. Vistas de Cuba. Habana . No, 43

P-01 -- Iglesia de Jesús del Monte -- Indeterminada

Q-01 -- Habana. Iglesia de Belén -- La Moderna Poesía, Obispo 133-135. No. 18

R-01 -- Iglesia Metodista Episcopal. Industria y Virtudes. Habana, Cuba -- Indeterminada

S-01 -- Convento de Santa Clara. La Habana, Cuba -- Roberts & Co., Havana, Cuba. Natural Color Post Card made by E. C. Kropp Co., Milwaukee, Wis. No. 12817

T-01 -- Oficina General de Correos (antiguo Convento de San Francisco), La Habana, Cuba -- Roberts & Co., Havana, Cuba. Made in U.S.A.  No. 21745

T-02 -- Convento de San Francisco -- Roberts Tobacco Co., Neptuno No. 187, Havana, Cuba. No. 935

U-01 -- Santuario Nacional de San Antonio de Padua. Miramar, La Habana, Cuba -- Plastichrome by Colourpicture Publishers Inc., Boston 15, Mass., U.S.A. No. P22101