"LAS TARJETAS POSTALES EMITIDAS POR LAS PUBLICACIONES PERIODICAS CUBANAS"

Descripción
Galería Imagenes

Aunque fueron muchas las buenas series emitidas durante las primeras décadas del siglo pasado, muchas de ellas encargadas a las mejores casas impresoras de Europa, son las conocidas popularmente como “postales de periódicos” las que se llevan las palmas entre la amplia gama de temáticas que conforman el universo de la tarjeta postal en Cuba. Estas, más allá de lo interesantes que resultan por su diseño y la información que encierran, llaman la atención por la impresionante calidad con que fueron impresas. Calidad debida a que su confección fue encargada a  la casa impresora más importante de la época, la ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨ de Berlín, la cual, con singulares técnicas tales como la impresión en relieve, el borde en cordoncillo, la sobre imposición de imágenes, junto a tintas y papel de la mejor calidad, nos legó este conjunto de tarjetas que pueden incluirse entre los mejores productos salidos de las prensas del género en la época dorada de la actividad.

Gracias a la combinación de las imágenes de las primeras planas de las catorce publicaciones periódicas más importantes de la época con diversas vistas escogidas entre las más sugerentes del país, las cuales se sobre imponían en medio de estas, esta emisión llegó a conformar un variado conjunto de piezas que resultan ideales para conformar una extensa colección.

Por otra parte, no fue esta emisión  la única dedicada a la temática de los medios de prensa en Cuba, existiendo otras que aunque no tan extensas no dejan de ser harto interesantes. Entre ellas destacan las bellas series fotográficas iluminadas producidas en Francia en la década del veinte donde vemos a los típicos niños vendedores de periódicos exhibiendo las planas de diversas publicaciones del país en sugestivas poses. 

Para comprender mejor el orden usado en la muestra y las explicaciones incluidas al pie de las diferentes piezas que la componen veremos a continuación una pequeña síntesis sobre cada una de las series que conforman esta colección ordenándolas cronológicamente.

 

Primera serie, la emisión local de 1902

A mediados del año 1902 y coincidiendo con la proclamación de la nueva república se emitieron en el país las primeras tarjetas postales que servirían como propaganda a los cuatro principales periódicos que circulaban en aquel momento: El Mundo, La Lucha, La Discusión y el Diario de la Marina.

Esta primera y corta serie seguía la pauta de varios países europeos cuyos medios de prensa habían emitido extensas y llamativas series que, además de lucrativo negocio, servían como medio de propaganda ante el gran público. El diseño que se utilizó fue el más generalizado por aquel entonces, donde se mostraba la primera  plana de la publicación rasgada para dejar un espacio en que se insertaba un motivo determinado que le añadía interés a la pieza.

Estas postales que fueron cuatro en total, se imprimieron en una imprenta local, en blanco y negro y con  muy poca calidad. Generalmente se usaron más bien como soporte para enviar la firma de los directores de dichos órganos de prensa, que eran conocidos personajes del momento, a las múltiples jovencitas que solicitaban sus autógrafos para conformar los álbumes de firmas que tan en boga estuvieron en esos primeros años de la república.


 

La segunda serie, OPF de formato horizontal

En las primeras décadas del siglo pasado, la mayoría de las emisiones  de importancia que se planificaban en Cuba se encargaban a empresas radicadas en el extranjero, tanto en Estados Unidos como en Europa, donde sobre todo Alemania llegó a tener un gran dominio de las técnicas de impresión litográficas en este campo de la tarjeta postal.

Así es como a finales de la primera década, una casa editora identificada como “Wilson’s Obispo 52, Habana”,  encarga a una empresa de dicho país la impresión de la famosa serie conocida generalmente entre los coleccionistas como “Las Tarjetas de Periódicos Cubanas”.

Varios factores influyen en la aureola que se ha tejido a su alrededor, pero sin duda el más importante es que fueron preparadas por la ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨ de Berlin, tal vez la más conocida e importante casa impresora dentro de la historia de las tarjetas postales.

Para profundizar sobre este vital aspecto nos remitimos al reconocido catalogo ¨The Postcard Price Guide¨de J. L. Mashburn, Fourth Edition, pagina 371, donde comienza la explicación del extenso y único capitulo que el reconocido autor se digna dedicar a un impresor especifico (Publisher OPF). Veamos lo que nos dice:

Osnabrucker Papierwaaren Fabrik, de Berlín (mejor conocido entre los coleccionistas como OPF) fue el gran editor de postales de "suprema calidad" entre 1900 y 191.

Sus inusuales métodos de impresión, sus exquisitos sistemas de inserción de imágenes, sus amplios surtidos de papel de calidad, etc.,  hicieron que sus trabajos se diferenciaran totalmente de los de otros impresores de la época.

La mayoría de los coleccionistas podrían estar poco familiarizados con OPF simplemente porque es difícil ver y reconocer su logotipo. Este con forma de trébol de tres hojas y una "O" encima de una "P" y una "F", está ubicado generalmente en la parte inferior del reverso de la tarjeta. El nombre del autor "Ges. Gesch - Depose" aparece en algunos casos.

Sus postales ofrecen una visión especial que las diferencia de las restantes. Sus bordes trabajados, la textura del papel, sus imágenes empastadas o sobreimpresas, etc. le proporcionan una factura única.

“OPF” mantuvo oficinas en Paris, Londres y Berlín, trabajando para diversos emisores y distribuidores alrededor del mundo. Elaboró postales de diversos géneros: felicitación, cómicas, transporte, animales, deportes, vistas de ciudades, fechas, reproducciones de sellos y monedas, etc. Generalmente aparecían en series de seis postales o más sin  identificación del fabricante,  número de serie o título. Sin  embargo en algunos casos de emisiones importantes hay excepciones donde aspecto varía.

A tono con ello surgieron las postales de esta serie que hoy abordamos las cuales, dotadas de singulares diseños preparados particularmente para la emisión, conjugaron los mejores motivos y vistas cubanas (que fueron cuidadosamente seleccionados y enviados al taller impresor para la ocasión) con las imágenes de las planas de las diferentes publicaciones que contrataron el trabajo. Estas fueron las mismas de la emisión de 1902: El Mundo, La Lucha, La Discusión y el Diario de la Marina, a los cuales se le incorporó el Havana Post.

En cuanto a los motivos usados hasta ahora hemos podido ver los siguientes en las postales de esta serie: Avenida de Martí y Malecón, Batey de un ingenio, Calle de San Rafael, Calzada del Cerro, Castillo de la Chorrera, Castillo del Morro, Diario de la Marina, Estatua de la India, Foso de los Laureles, La Catedral, La Machina, Mercado de Tacón, Monumento de los Bomberos, Neptuno y Parque Central, Paisaje Cubano, Palacio de Gobierno, Parque Central, Paseo de Martí, Paseo del Malecón, Paseo del Prado, Plaza de Armas, Restos del U.S.S. Maine y Una volanta.

Las tarjetas que la componen usaron un formato apaisado, presentaban un “reverso no dividido” pues se emitieron anteriormente a 1907, llevaban la inscripción Unión Postal Universal – Cuba, la de la casa que encargó la emisión: Wilson’s Obispo 52, Habana y aunque fueron hechas por la OPF no presentan usualmente el cuño de dicha fábrica.

Como excepción hemos visto unas pocas postales de esta serie, parece ser impresas posteriormente a 1907, que tienen el reverso dividido y en la parte inferior el monograma OPF que identificaba al fabricante.

En cuanto al anverso en su esquina superior derecha se incluía generalmente un bello escudo a relieve bajo del cual aparecía siempre la misma inscripción: Recuerdo de Cuba. A su izquierda aparecía la plana de la publicación sobre la cual se pegaba manualmente mediante cuatro lacres la vista que había sido impresa en un papel aparte.

A la derecha e dejaba un gran espacio en blanco para el mensaje pues en el reverso solo estaba permitido escribir la dirección del destinatario.

 

 

 

Tercera serie, OPF de formato vertical

Emitida entre 1907 y 1915, está integrada esta serie por postales de formato vertical, muy parecido al inicialmente descrito en la primera serie, con una ruptura en la plana para incluir la vista, que se imprimía en colores a la misma vez que el resto de la postal, usando el método de un borde estampado en relieve para dar la idea de profundidad. El reverso, ahora dividido, incorporaba dos secciones, una para la dirección y otra para el mensaje, lo cual permitió una imagen mayor en el anverso que ahora mostraba la plana completa. En este grupo todas las postales presentan la identificación OPF de la casa impresora seguida por la palabra Déposé que hace suponer que en realidad fueron encargadas a la oficina de la fábrica radicada en Francia.

Este tipo fue usado por 14 publicaciones. Fueron estas El Mundo, La Lucha, La Discusión, Diario de la Marina, The Havana Post, El Triunfo, El Comercio, El Liberal, La Unión Española, El Mundo Ilustrado, La Política Cómica,. El Choteo, Cuba y América y El Fígaro.

En cuanto a las vistas que incluyó la serie fueron más variadas esta vez, algunas ya usadas en la segunda serie, pero siempre escogidas por su significación e importancia. Hasta ahora hemos podido identificar las siguientes: Calle de San Rafael, Calle Obispo. Calzada del Cerro, Castillo de la Chorrera, Castillo de la Fuerza, Chiva criandera, Corte de caña, Diario de la Marina, El Elevado, El Templete, Entrada del Cementerio, Foso de los Laureles, Hotel Miramar, Interior de la Catedral, La Cabaña, La Catedral, La Machina, La Volanta, Lapida de los Estudiantes, Mercado de Tacón, Monumento de los Bomberos, Monumento de los Estudiantes, Muelle de Caballería, Neptuno y Parque Central, Paisaje Cubano, Palacio Presidencial, Panorama de la Habana, Parque Central, Parque de Colon, Paseo de Carnaval, Paseo del Prado, Pelea de Gallos, Pesando la caña de azúcar, Plaza de Armas, Prado y Malecón, Restos del U.S.S. “Maine”.

 

Estas vistas aparecían indistintamente en las diferentes publicaciones, repitiéndose algunas en varias de ellas, por lo que es muy difícil precisar la cantidad real de postales que compone la colección de cada periódico en  particular. Si quisiéramos ir más allá, en cuanto a las posibles combinaciones que existen, tendríamos que revisar el color de fondo usado en cada postal, del que se observan cinco tipos diferentes: verde, azul, beige, crema y carmelita todos muy claros.

Otro factor que reviste gran interés es la observación de la parte relativa a la primera plana de cada órgano pues en ella vemos además del diseño usado por este, los nombres  de sus directores, la frecuencia de su tirada, la fecha en que surgió, su precio en aquel momento y muchos datos más que pueden ayudar a un estudioso del tema.

 

Cuarta y quinta serie, niños vendedores de periódicos…postales fotográficas

De este tipo de postales que estuvo en boga por la década del veinte se conocen dos series diferentes, emitidas ambas en Francia según fotos tomadas a niños que en diversas y sugestivas poses mostraban las diferentes publicaciones de la época en Cuba. Aunque este tipo de postal fotográfica conocida como “romántica” que posteriormente era iluminada y que recreaba por lo general a mujeres, niños y parejas es muy abundante en el  mercado debido a lo amplio de su producción (ver sección introductoria) estas dos series en particular son bastante raras y resultan de gran interés para los coleccionistas.

 

Otras series

Además de las serie anteriores que en si constituyen el grueso de la colección cubana sobre la temática hubo algunas emisiones aisladas, bien mostrando periódicos locales o reflejando sucesos importantes como el advenimiento de la Republica, la visita del Nautilus, etc. Este grupo está incorporado en la parte final de nuestra galería.

 

Los periódicos más importantes de la época

Aunque durante la exposición de las diferentes postales que contiene nuestra galería incluiremos cortos comentarios relativos a los órganos de prensa reflejados en estas, aprovecharemos esta página para reflejar historias más extensas de los cuatro periódicos más importantes de inicios de siglo en Cuba, incluidos en todas las series revisadas, El Mundo, La Lucha, La Discusión y El Diario de la Marina, las cuales servirán como complemento a los interesados en profundizar en el tema.

 

El Mundo

El periódico “El Mundo”, órgano de prensa de tendencia estrictamente nacionalista y uno de los más importantes del país, considerado como el vocero legítimo de la opinión pública cubana, fue fundado el 11 de abril de 1901, por el cubano Rafael R. Govín y Gregorio de Tejada, de familia matancera aunque nacido en Estados Unidos, y su primo, también de Matanzas, José Manuel con los mismos apellidos. Algunos textos mencionan sólo a Rafael como el fundador, mientras otros aclaran que éste fue quien aportó el dinero para financiar la creación del periódico, pero fue su primo José Manuel Govín quien inscribió, a su nombre y con su firma, la solicitud para la publicación ante el Gobierno Provincial de La Habana, el 23 de marzo de aquel año, y más tarde representó a la empresa en todo los asuntos relacionados con su fundación, como director y propietario.

El periódico ocupó durante sus primeros años una parte del edificio situado en la calle Zulueta número 28, donde radicaba la imprenta “La Propaganda Literaria”, que se hizo cargo de su publicación y le cedió el espacio para sus oficinas. El edificio resultó destruido por un incendio y el periódico fue trasladado, en la década del 30, a una moderna edificación, aun a medio construir, en la esquina de las calles Virtudes y Águila, donde se mantuvo durante todo el resto de su existencia.

En su inicio el diario tuvo como Jefe de Redacción a Alfredo Martín Morales, y entre sus redactores políticos contaba, en primer término, con Manuel Márquez Sterling, a quien siempre le encomendaban las informaciones de mayor importancia, así como Luis Carbó, Alvaro de la Iglesia, Rafael Pérez Cabello, Sergio Cuevas y el después congresista José Manuel Cortina.

“El Mundo” fue siempre un diario defensor de la nacionalidad cubana, y como tal criticó fervientemente, con el brío revolucionario de aquellos tiempos, al gobierno interventor norteamericano. Tuvo su representación en la Asamblea Constituyente que preparaba la Carta Fundamental de la República y combatió desde su primer número a la Enmienda Platt, reclamando que la nación cubana surgiese sin trabas ni limitaciones 

Ya desde aquellos tiempos el periódico incluyó en sus páginas, la caricatura y el grabado. Una caricatura de 1906 criticaba los defectos de los tranvías, a los que llamaba “Havana Cangrejo Company”. El propio año un reportaje lleno de fotografías sobre la reorganización del Cuerpo de Bomberos llamaba la atención de los lectores. Al propio tiempo surgieron las crónicas deportivas, creadas por Víctor Muñoz, “Frangipane”, en las que el periodista se tomaba extraordinarias libertades con la terminología inglesa de los deportes.

Las ediciones dominicales del periódico “El Mundo” incluyeron, a partir de 1904, el suplemento “El Mundo Ilustrado”, que constituyó la sensación periodística no sólo de La Habana sino de todo el país. La portada de esa sección llevaba siempre una tricomía con un excelente dibujo, que se prestaba para ser recortado con propósitos decorativos, y en ella había lectura para toda la familia, incluso los niños, y además abundante material gráfico. Más tarde, con la instalación de una nueva rotativa en 1919, se introdujeron las páginas en colores, con los “muñequitos” tomados de los periódicos norteamericanos, que se hicieron populares y muy queridos por la población infantil.

 

La Lucha

El diario “La Lucha”, fundado por el periodista español Antonio San Miguel el 25 de agosto de 1885, fue continuador de otras publicaciones de su misma creación, en las cuales hacía campañas en favor de la independencia de Cuba, y que eran suprimidas por las autoridades coloniales, sin que por ello se amilanara la voluntad de hierro de su fundador. Cada vez que le clausuraban un periódico, al día siguiente Antonio San Miguel daba vida a otro con un nuevo nombre, evadiendo de esa forma las responsabilidades judiciales que le imponía una férrea ley de imprenta del gobierno. Así surgió en 1878, a raíz de la paz del Zanjón, el periódico “La Libertad”, y al siguiente año “La Discusión”, ambos dirigidos por el jurisconsulto Adolfo Márquez Sterling e impresos en el establecimiento de Elías Fernández Casona.

Más tarde, en la imprenta “La Correspondencia”, en la calle Obrapía número 24, surgieron los diarios  “El Combate”, “El Tonto” y “El Palenque” en 1883, “La Protesta” y “La Palanca” en 1884,  “La Libertad” y “La Reforma” en 1885, y por último “La Lucha” el 25 de agosto de 1885, todos fundados por Antonio San Miguel y administrados por Antonio González Arrastía.

“La Lucha” fue durante décadas un periódico que gozó de gran popularidad entre la población cubana y contó en su redacción con notables figuras del periodismo como Juan Gualberto Gómez y el Conde Kostia. No fue, sin embargo, una tribuna al servicio incondicional de la causa que abrazaban los revolucionarios cubanos por la independencia nacional, aunque fue el ideal de su fundador que España concediera a Cuba los derechos y las libertades a que aspiraba su pueblo. Así también combatía San Miguel a los funcionarios venales que enviaba la metrópoli a la Isla y que demostraban, con sus actos, el error en que se encontraba el gobierno español respecto al problema de su colonia.

Sirvió también el periódico, al propio tiempo, para la publicación de magníficos trabajos de los más sobresalientes escritores de la Isla, entre los cuales figuraron Enrique José Varona, Rafael Montoro, Manuel Sanguily, Alfredo Martín Morales, Manuel Serafín Pichardo, Néstor Carbonell, Felipe López de Briñas, Francisco Giralt, Manuel Varela Zequeira, Modesto Morales Díaz, Miguel de Carrión y muchos otros.

Al cesar la dominación española, Cuba encontró en el periódico “La Lucha” el más formidable baluarte de la defensa de sus libertades y de la constitución de la patria soberana. En sus páginas siempre se predicó el entendimiento y el respeto entre españoles y cubanos, en busca de una verdadera compenetración entre ambos pueblos, con el concepto internacional de la más amplia solidaridad.

Con una edición diaria de doce páginas, el periódico reflejó siempre el mayor acontecer nacional y extranjero, con informaciones de gran amenidad e interés. Tuvo corresponsales en Nueva York, Madrid y París, y secciones fijas ampliamente documentadas que le hicieron obtener la preferencia de cuantiosos sectores de la población cubana, convirtiéndose a la vez en uno de los diarios más serios y reconocidos de la América Latina.

En sus últimos tiempos, “La Lucha” fue una verdadera empresa editora, dotada de modernos talleres con los mejores adelantos técnicos, en los cuales se editaban, además, otros diarios y libros de gran importancia.

 

La Discusión

El periódico “La Discusión” fue fundado el 12 de junio de 1889 por Luis Santos Villa, quien tomó el nombre y el espíritu del extinguido diario “La Discusión” que era dirigido por el escritor y jurisconsulto Adolfo Márquez Sterling, y que a su muerte se dejó de publicar.

“La Discusión” se mantuvo bajo la dirección de su propio fundador Santos Vila hasta ocurrir su fallecimiento en 1894, siendo adquirido entonces por el licenciado Manuel M. Coronado, quien puso de inmediato el periódico al servicio de la lucha por la independencia de Cuba. Fue un periódico batallador, enérgico, y sobre todo eminentemente cubano, que desde su primer número se ganó la protección decidida del pueblo y la persecución encarnizada del poder colonial.

Eran los tiempos en que se iniciaba la Guerra de Independencia y los agentes del periódico en las localidades del interior de la isla eran, en su mayor parte, los mismos que utilizaban las fuerzas mambisas para comunicarse con sus simpatizantes en las ciudades ocupadas por el enemigo y obtener los recursos que ellos les enviaban. El periódico publicaba, además, una sección de “Correspondencia”, en la que mediante artículos cifrados con una clave secreta, burlaba la censura del gobierno y enviaba valiosas informaciones a las fuerzas cubanas sobre los planes y movimientos de las tropas españolas.

En 1896, el Capitán General Valeriano Weyler decretó la clausura de “La Discusión” y el arresto de su Director y todos los redactores y empleados, para ser procesados por la Jurisdicción de Guerra. No obstante, Coronado fue advertido y logró escapar, disfrazado de marinero, en un vapor que lo condujo a México y de allí a los Estados Unidos. Poco tiempo después regresaba a Cuba en una expedición, incorporándose a los campos de la Revolución donde alcanzó el grado de Coronel del Cuerpo Jurídico del Ejército Libertador. Al finalizar la dominación española, reapareció el periódico bajo su dirección, siendo acogido por el público con gran entusiasmo.

Coronado falleció en 1920 y sus herederos arrendaron el periódico a la Empresa Periodística Nacional, la que entregó su dirección a Sixto López Miranda. Dos años después expiró el contrato de arrendamiento recuperando los mencionados herederos la propiedad del diario, que vendieron entonces al jurisconsulto Tomás Juliá y el notario público José A. Dowling. Este último se separó poco después de la sociedad y quedó Juliá como propietario único.

En los últimos tiempos de “La Discusión”, ocupaba un amplio edificio situado en la calle de San Ignacio número 5, donde estaban distribuidos, en la planta baja, la Administración y los departamentos de máquinas, anuncios y venta, taller de grabados y almacenes de papel y materiales, mientras en la planta alta se hallaban la Dirección, la Redacción, el departamento de linotipos, la imprenta y la biblioteca, así como una estación de radio, una sala de armas y varios salones más.

 

El Diario de la Marina

En 1832 existían en la capital cubana, entre otros, dos periódicos llamados “El Noticioso de la Habana” y “El Lucero de la Habana”. Ambos órganos, deseosos de evitar una competencia que podía perjudicarlos, decidieron refundirse en uno solo que se llamó “El Noticioso y el Lucero de la Habana” y que lanzó su primer número el 16 de septiembre de 1832, bajo la dirección del periodista Isidoro Araújo de Lira. Su nombre indicaba a las claras la refundición a la que debía su origen. Surgió así, aunque con distinto nombre, la publicación que un tiempo después se llamaría “Diario de la Marina”.

 “El Noticioso y el Lucero de la Habana” se estuvo publicando hasta 1844, siempre bajo la dirección de Araújo de Lira, pero en este año el citado señor determinó ampliar el diario e imprimirle cierto carácter oficial. En aquellos tiempos existían en La Habana dos centros oficiales de alta categoría, cada uno con jurisdicción propia, la Capitanía General y la Comandancia del Apostadero de Marina, y como el primero ya tenía su órgano oficial, que era “La Gaceta de la Habana”, Araújo decidió convertir su diario en el órgano del Apostadero de Marina. Al tratar de realizar su proyecto, encontró que un antiguo impresor, José Severino Boloña, había obtenido, por Real Orden, un privilegio para publicar un periódico con el mismo propósito, pero no había podido hacerlo por falta de capital. Decidido, Araújo constituyó una compañía editora, compró a Boloña el privilegio que poseía y publicó su diario cambiándole el nombre por el de “Diario de la Marina”, con el carácter de órgano oficial del Apostadero.

Después de Araújo desempeñaron su función varios directores, que mantuvieron inalterable la línea política del fundador en defensa del poder político español. En ese tiempo el periódico pasó por varias alternativas, pero al fin estabilizó su publicación en 1887, cuando la dirección fue ocupada por Nicolás Rivero Muñiz, que fue quien lo inscribió oficialmente en el Gobierno Provincial, inaugurando la redacción en la esquina de las calles Neptuno y Zulueta. Rivero Muñiz fue también un celoso defensor de los intereses de la comunidad hispana y supo colocar al diario en primera fila entre los rotativos más importantes del continente americano.

Al morir Nicolás Rivero Muñiz en 1919, el periódico pasó a manos de sus hijos Nicolás Rivero y Alonso, quien ocupó la presidencia de la empresa, y José Ignacio Rivero, que tomó a su cargo la dirección. Fueron éstos los que mejoraron notablemente el diario, dotándolo de amplios talleres con los más modernos adelantos técnicos, que les permitieron incorporar a sus ediciones dominicales la sección del “Rotograbado”, única entre los periódicos del país, y que gozó de gran popularidad entre sus lectores por la calidad fotográfica de sus imágenes.

Es posible que haya sido el “Diario de la Marina” el órgano de prensa que más veces haya cambiado de domicilio durante su existencia de más de un siglo y cuarto, desde aquella sencilla redacción de Neptuno y Zulueta. Ocupó con posterioridad más de media docena de inmuebles en la Habana Vieja, hasta su ubicación final en un amplio edificio de dos plantas, reconstruido con modernas líneas arquitectónicas en 1953, en la esquina del Paseo del Prado y la calle Teniente Rey, frente al Capitolio Nacional.

 

Detalles de la muestra:

Veamos a continuación el listado de las imágenes que integran las galerías de esta página. Nótese que al conformar esta muestra hemos mantenido el mismo orden usado en la reseña anterior con lo cual  los siguientes prefijos identificaran a las piezas de las distintas series que la componen:


A – Primera Serie, año 1902

B al F – Segunda serie, formato horizontal

G al V – Tercera serie, formato vertical

W – Serie niño vendiendo periódicos

Y – Serie joven vendiendo periódicos

Z – Emisiones varias.

De todo ello se desprende la siguiente relación de imágenes:

No. -- Descripción -- Emisión

A-01 -- Diario de la Marina. Primera serie, año 1902 -- Indeterminada

A-02 -- El Mundo. Primera serie, año 1902 -- Indeterminada

A-03 -- La Lucha. Primera serie, año 1902 -- Indeterminada

A-04 -- La Discusión. Primera serie, año 1902 -- Indeterminada

B-01 -- Diario de la Marina. Serie horizontal. Motivo: Paseo del Malecón -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

B-02 -- Diario de la Marina. Serie horizontal. Motivo: Calle de San Rafael -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

B-03 -- Diario de la Marina. Serie horizontal. Motivo: Batey de un ingenio -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

B-04 -- Diario de la Marina. Serie horizontal. Motivo: Paseo de Martí -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

B-05 -- Diario de la Marina. Serie horizontal. Motivo: Foso de los Laureles -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

C-01 -- La Lucha. Serie horizontal. Motivo: Mercado de Tacón -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

C-02 -- La Lucha. Serie horizontal. Motivo: Paseo del Prado -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

C-03 -- La Lucha. Serie horizontal. Motivo: Una volanta -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

C-04 -- La Lucha. Serie horizontal. Motivo: Parque Central -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

C-05 -- La Lucha. Serie horizontal. Motivo: Castillo del Morro -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

C-06 -- La Lucha. Serie horizontal. Motivo: Calzada del Cerro -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

C-07 -- La Lucha. Serie horizontal. Motivo: Monumento de los Bomberos -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

D-01 -- El Mundo. Serie horizontal. Motivo: Diario de la Marina -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

D-02 -- El Mundo. Serie horizontal. Motivo: Estatua de la India -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

D-03 -- El Mundo. Serie horizontal. Motivo: Mercado de Tacón -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

D-04 -- El Mundo. Serie horizontal. Motivo: La Catedral -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

D-05 -- El Mundo. Serie horizontal. Motivo: La Machina -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

E-01 -- La Discusión. Serie apaisada. Motivo Batey de un ingenio -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

E-02 -- La Discusión. Serie apaisada. Motivo Palacio de Gobierno. -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

E-03 -- La Discusión. Serie apaisada. Motivo Castillo de la Chorrera -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

E-04 -- La Discusión. Serie apaisada. Motivo Paisaje Cubano -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

E-05 -- La Discusión. Serie apaisada. Motivo Avenida de Martí y Malecón -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

F-01 -- The Havana Post. Serie horizontal. Motivo: Neptuno y P.Central -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

F-02 -- The Havana Post. Serie horizontal. Motivo: Restos del Maine -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

F-03 -- The Havana Post. Serie horizontal. Motivo: La Machina -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

F-04 -- The Havana Post. Serie horizontal. Motivo: Plaza de Armas -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

G-01 -- Diario de la Marina. Serie Vertical. Motivo: Chiva criandera -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

G-02 -- Diario de la Marina. Serie Vertical. Motivo: Calle Obispo -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

G-03 -- Diario de la Marina. Serie Vertical. Motivo: Paseo de Carnaval -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

G-04 -- Diario de la Marina. Serie Vertical. Motivo: Parque Central -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

H-01 -- La Lucha. Serie Vertical. Motivo: Calzada del Cerro -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

H-02 -- La Lucha. Serie Vertical. Motivo: Muelle de Caballería -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

J-01 -- El Mundo. Serie Vertical. Motivo: Calle Obispo -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

J-02 -- El Mundo. Serie Vertical. Motivo: Monumento de los Estudiantes -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

J-03 -- El Mundo. Serie Vertical. Motivo: El Elevado -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

K-01 -- La Discusión. Serie Vertical. Motivo: La Volanta -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

K-02 -- La Discusión. Serie Vertical. Motivo: Pesando la caña de azúcar -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

K-03 -- La Discusión. Serie Vertical. Motivo: Paisaje Cubano -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

K-04 -- La Discusión. Serie Vertical. Motivo: Corte de caña -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

K-05 -- La Discusión. Serie Vertical. Motivo: Calle de Obispo -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

L-01 -- The Havana Post. Serie Vertical. Motivo: La Machina -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

L-02 -- The Havana Post. Serie Vertical. Motivo: Hotel Miramar -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

L-03 -- The Havana Post. Serie Vertical. Motivo: Calle Obispo -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

L-04 -- The Havana Post. Serie Vertical. Motivo: Calle Obispo (otro color) -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

M-01 -- El Fígaro. Serie Vertical. Motivo: La Volanta -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

M-02 -- El Fígaro. Serie Vertical. Motivo: Panorama de la Habana -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

M-03 -- El Fígaro. Serie Vertical. Motivo: Parque de Colon -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

M-04 -- El Fígaro. Serie Vertical. Motivo: Plaza de Armas -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

M-05 -- El Fígaro. Serie Vertical. Motivo: El Elevado -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

M-06 -- El Fígaro. Serie Vertical. Motivo: Hotel Miramar -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

M-07 -- El Fígaro. Serie Vertical. Motivo: Paseo del Prado -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

N-01 -- La Unión Española. Serie Vertical. Motivo: Chiva criandera -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

N-02 -- La Unión Española. Serie Vertical. Motivo: Hotel Miramar -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

N-03 -- La Unión Española. Serie Vertical. Motivo: La Machina -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

N-04 -- La Unión Española. Serie Vertical. Motivo: Mercado de Tacón -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

N-05 -- La Unión Española. Serie Vertical. Motivo: Calzada del Cerro -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

N-06 -- La Unión Española. Serie Vertical. Motivo: Paseo del Prado -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

P-01 -- El Choteo. Serie Vertical. Motivo: Parque de Colon -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

P-02 -- El Choteo. Serie Vertical. Motivo: El Templete -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

P-03 -- El Choteo. Serie Vertical. Motivo: Castillo de la Chorrera -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

P-04 -- El Choteo. Serie Vertical. Motivo: Calzada del Cerro -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

P-05 -- El Choteo. Serie Vertical. Motivo: Foso de los Laureles -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

P-06 -- El Choteo. Serie Vertical. Motivo: Restos del U.S.S. “Maine” -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

P-07 -- El Choteo. Serie Vertical. Motivo: La Cabaña -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

Q-01 -- Cuba y América. Serie Vertical. Motivo: Paseo de Carnaval -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

Q-02 -- Cuba y América. Serie Vertical. Motivo: Paseo del Prado -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

Q-03 -- Cuba y América. Serie Vertical. Motivo: Muelle de Caballería -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

Q-04 -- Cuba y América. Serie Vertical. Motivo: Castillo de la Fuerza -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

Q-05 -- Cuba y América. Serie Vertical. Motivo: Hotel Miramar -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

Q-06 -- Cuba y América. Serie Vertical. Motivo: Calle de San Rafael -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

Q-07 -- Cuba y América. Serie Vertical. Motivo: Palacio Presidencial -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

Q-08 -- Cuba y América. Serie Vertical. Motivo: Lapida de los Estudiantes -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

R-01 -- El Triunfo. Serie Vertical. Motivo: Hotel Miramar -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

R-02 -- El Triunfo. Serie Vertical. Motivo: Entrada del Cementerio -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

R-03 -- El Triunfo. Serie Vertical. Motivo: Calle de San Rafael -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

R-04 -- El Triunfo. Serie Vertical. Motivo: Mercado de Tacón -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

R-05 -- El Triunfo. Serie Vertical. Motivo: Panorama de la Habana -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

R-06 -- El Triunfo. Serie Vertical. Motivo: Corte de Caña -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

S-01 -- El Comercio. Serie Vertical. Motivo: Hotel Miramar -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

S-02 -- El Comercio. Serie Vertical. Motivo: Prado y Malecón -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

S-03 -- El Comercio. Serie Vertical. Motivo: Diario de la Marina -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

S-04 -- El Comercio. Serie Vertical. Motivo: Castillo de la Fuerza -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

S-05 -- El Comercio. Serie Vertical. Motivo: La Catedral -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

T-01 -- El Mundo Ilustrado. Serie Vertical. Motivo: Plaza de Armas -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

T-02 -- El Mundo Ilustrado. Serie Vertical. Motivo: Interior de la Catedral -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

T-03 -- El Mundo Ilustrado. Serie Vertical. Motivo: Hotel Miramar -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

T-04 -- El Mundo Ilustrado. Serie Vertical. Motivo: Muelle de Caballería -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

T-05 -- El Mundo Ilustrado. Serie Vertical. Motivo: Restos del U.S.S. “Maine” (fondo azul) -- ¨O P F¨

T-06 -- El Mundo Ilustrado. Serie Vertical. Motivo: Restos del U.S.S. “Maine” (fondo carmelita) -- ¨O P F¨

U-01 -- La Política Cómica. Serie Vertical. Motivo: Muelle de Caballería -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

U-02 -- La Política Cómica. Serie Vertical. Motivo: Hotel Miramar -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

U-03 -- La Política Cómica. Serie Vertical. Motivo: Monumento de los Bomberos -- ¨O P F¨

U-04 -- La Política Cómica. Serie Vertical. Motivo: La Volanta -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

U-05 -- La Política Cómica. Serie Vertical. Motivo: Mercado de Tacón -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

V-01 -- El Liberal. Serie Vertical. Motivo: La Cabaña -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

V-02 -- El Liberal. Serie Vertical. Motivo: Restos del U.S.S. “Maine” -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

V-03 -- El Liberal. Serie Vertical. Motivo: La Machina -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

V-04 -- El Liberal. Serie Vertical. Motivo: Entrada del Cementerio -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

V-05 -- El Liberal. Serie Vertical. Motivo: Hotel Miramar -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

V-06 -- El Liberal. Serie Vertical. Motivo: Parque Central -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

V-07 -- El Liberal. Serie Vertical. Motivo: Pelea de Gallos -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

V-08 -- El Liberal. Serie Vertical. Motivo: Neptuno y Parque Central -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

V-09 -- El Liberal. Serie Vertical. Motivo: Paseo del Prado -- ¨Osnabrucker Papierwaren Fabrik¨

W-01 -- “El Mundo” – Niño vendiendo periódicos -- Indeterminada

W-02 -- “La Lucha” – Muchacha vendiendo periódicos -- Estudio Hnos Naranjo, Stgo de Cuba

X-01 -- “El Diario Español”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/1

X-02 -- “La Discusión”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/2

X-03 -- “El Triunfo”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/3

X-04 -- “La Opinión”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/4

X-05 -- “El Día”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/5

X-06 -- “Nueva Era”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/6

X-07 -- “Cuba”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/6

X-08 -- “El Mundo”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/7

X-09 -- “El Comercio”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/8

X-10 -- “Diario de la Marina”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/9

X-11 -- “La Unión Española”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/10

X-12 -- “La Prensa”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/11

X-13 -- “La Lucha”. Serie “Niño vendiendo periódicos” -- Estudio RPH No. 3489/12

Y-01 -- “El Mundo”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-02 -- “Diario de la Marina”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-03 -- “La Discusión”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-04 -- “El Triunfo”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-05 -- “La Política Cómica”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-06 -- “La Prensa”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-07 -- “Social”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-08 -- “Bohemia”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-09 -- “El Día”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-10 -- “La Nación”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-11 -- “Mercurio”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Y-12 -- “Heraldo de Cuba”. Serie “Joven vendiendo periódicos” -- Estudio Roto

Z-01 -- A los Marinos de la Corbeta Nautilus. “Bienvenidos” -- Indeterminada. Monograma CR

Z-02 -- Recuerdo de la Discusión. 20 de Mayo de 1902. (Viva Cuba libre) -- Indeterminada.

Z-03 -- Recuerdo de la Discusión. 20 de Mayo de 1902. (Caricatura G. de Quesada) -- Indeterminada.

Z-04 -- Recuerdo de la Discusión. 20 de Mayo de 1902.(Liborio y el Tío Sam) -- Indeterminada.

Z-05 -- El Cubano Libre. (Retratos de Céspedes y Maceo) -- Indeterminada

Z-06 -- El Cubano Libre. (Otro diseño con retratos de Céspedes y Maceo) -- Indeterminada

Z-07 -- El Cubano Libre. (Firma de su director Mariano Corona) -- Indeterminada

Z-08 -- El Heraldo Español. Motivo: La Colonia Española de Matanzas -- Indeterminada

Z-09 -- La Lucha. (Postal de felicitación por año nuevo en 1911) -- Indeterminada

Z-10 -- La Lucha. (Postal de felicitación con otro diseño) -- Indeterminada

Z-11 -- La Lucha. (Homenaje a Cervantes) -- Indeterminada

Z-12 -- La Opinión. (Postal de felicitación) -- Indeterminada

Z-13 -- Alma España. (Postal de felicitación) -- Indeterminada

Z-14 -- El Mundo. (Jóvenes leyendo un ejemplar) -- Indeterminada